Un verano en el cemento, con droga y mucho alcohol

 

Páginas (por  gacetillas) fueron llenadas en los diarios (nos incluimos) por un tema que pareció ser tan preponderante que fue la excusa que puso al descubierto la coincidencia actual- y pacto de no agresión- entre  al kirchnerismo y el PJ en Santa Cruz: sin dudas el valor del cemento provocó declaraciones de  la presidente, gobernadores, vicegobernador y hasta gestiones para que su valor sea menor para Santa Cruz. 

Obviamente el objetivo fue apuntar (y dieron en el blanco) al diputado nacional Eduardo Costa, propietario del Hipertehuelche, empresa de materiales de construcción que expende  este producto- con valores diferentes que no se explican – en cada una de sus sucursales en la Patagonia. 

Será el diputado quien deberá defenderse y contestar si lo cree oportuno o no, aunque realmente eso no nos interesa eso. Lo que si importa es que una noticia que trae de trasfondo una importante cantidad de información en sí misma, no tuvo ni tendrá el mismo tratamiento, ni por los medios, ni por la dirigencia (oposición incluida), porque sencillamente no les importa. 

La creación de cinco Centros de Día para el tratamiento de adicciones en Santa Cruz por parte de SEDRONAR, es una MUY BUENA NOTICIA. Sin embargo, no lo es que se hayan perdido  10 años  muy valiosos en el tratamiento de adicciones.

Se ha expuesto muchas veces pero vale la pena recordarlo: Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego presentan los índices más altos de consumo de cocaína, marihuana, pero también de alcohol, este último el principal problema en la tierras de Cristina Fernández.  Esto se sabía y lo sabían en el gobierno nacional, provincial y los cinco municipios en donde se ubicarán los centros  (El Calafate, Río Gallegos, Caleta Olivia, Río Turbio y  Las Heras) municipal. Nunca se promovió ninguna acción concreta y directa para la construcción de ningún centro en la provincia a pesar de la disponibilidad económica y operativa de contar con un gobierno nacional del mismo color político. Tal es así, que debemos remontarnos a la gestión del ex gobernador  Sergio Acevedo en la cual se había prometido la construcción de tres centros, en zona norte, centro y sur. Hablamos de hace 8 años atrás, cuando el problema ya quemaba en la mano, mientras tanto, la droga y el alcohol  se esparcía más rápido que el cemento y la obra pública en Santa cruz. 

Un ejemplo simple: en el 2.008 el propio gobernador vetó un artículo del Código de Faltas que COMUNA- Consejo de la Niñez y Adolescencia- buscó incluir, y el  cual prohibía  el consumo de bebidas alcohólicas en la vía pública. Supuestamente los equipos técnicos del mandatario adujeron una contraposición con leyes nacionales, por lo cual iban a trabajar en esto. Hasta la fecha nada se sabe.  (Por ahora COMUNA espera que dicha prohibición sea aprobada por lo menos como una ordenanza)

Quizás Peralta no lo sabe pero  COMUNA (a cargo de Teresa Soto, madre de Gabriela Peralta, actual ministra de Desarrollo Social)  tuvo como objetivo primordial desde su conformación disminuir el consumo de alcohol en la ciudad. Nunca tuvieron respuesta concreta de nadie, más allá del loable trabajo que realiza en los barrios la dirección de políticas públicas del municipio, cuya labor es indistinta a la gestión de Raúl Cantín. 

 A  pesar de que el Padre Juan Carlos Molina, titular del SEDRONAR indicó que no existen datos estadísticos sobre las provincias, fue contundente al apuntar al alcohol. 

Pero existen algunos datos. Una encuesta de COMUNA realizada en el 2.009 en los barrios  de Río Gallegos a 300 familias, en el que se les preguntaba la diferencia entre drogas  legales e ilegales tuvo un resultado alarmante-: el 50%  tenía un familiar familiares o personas del entorno cercano con problemas del alcoholismo, pero además si bien el 85% conocía la  existencia de drogas, solo  el 40% sabia diferencia  una droga legal de una ilegal. En tanto, los adultos encuestados desconocían que el alcohol era una droga, pero marcaron que el alcoholismo era el principal problema.

Irónicamente este estudio fue realizado con ayuda de SEDRONAR supervisado por la UNPA, el ex Ministerio de Asuntos Sociales, Dirección Provincial de Prevención Social,  el Comité Antitabáquico, y el grupo GIA. Un dato interesante es que el actual Director Provincial de Prevención  Dr. Roberto Ortiz, era quien llevo adelante este estudio.  Esto significa  que se trata de un funcionario que trabajó en esto y sabe lo que debe hacer, o por lo menos a lo que se enfrenta.

 Toda esta información  fue publicada y está disponible desde hace años, pero un verano en el cemento, con droga y mucho alcohol  parece haberlo tapado. (El Diario Nuevo Día). 

 

sábado, 15 de febrero de 2014 · 00:00