MUMALA: Las Mujeres tenemos que hacer magia para llegar a fin de mes

Este viernes 7/3 desde las 17 hs MUMALA realizará una intervención en la esquina del correo - Kirchner y San Martín-  para reclamar por trabajo y salario digno que denominamos 'Las mujeres tenemos que hacer magia para llegar a fin de mes'.

jueves, 6 de marzo de 2014 · 00:00

 

El sábado 8 desde las 16 hs, en la Plaza San Martín  junto a distintas organizaciones llevaremos a cabo una jornada para exigir Aborto Legal, desmantelamiento de las redes de trata, absoluta vigencia de la ley 26. 484 para combatir la violencia hacia las mujeres. También nos manifestaremos contra de la reforma del Código Civil y por un Estado Laico.

La inestabilidad que acarrea el aumento constante del costo de vida, en contraste con el estancamiento de los salarios, la creciente precarización laboral que nos afecta principalmente a las mujeres y la naturalización de nuestro rol de cuidadoras y responsables principales de la economía del hogar, nos obligan a hacer magia para poder llegar a fin de mes.

Las mujeres hemos logrado insertarnos en el mercado laboral, estudiamos, participamos en organizaciones sociales y políticas. Contamos con más derechos reconocidos, mejor acceso a la educación y al trabajo. Sin embargo estos logros no nos contemplan a todas y no se traducen en igualdad de oportunidades en el mundo laboral. Seguimos siendo las más precarizadas laboralmente y percibimos menor salario por igual trabajo. A pesar de los avances que hemos conquistado, las históricas desigualdades de género persisten, por ejemplo las tareas del hogar siguen siendo invisibilizadas y son predominantemente responsabilidad de nosotras, las mujeres.

La crisis se hace sentir más si consideramos que las mujeres ganamos en promedio 36% menos que los varones, según un informe del INDEC de 2013. Los hombres trabajan más horas por semana debido a la disponibilidad horaria que poseen frente a la realidad de la doble jornada laboral de las mujeres (trabajo en el espacio público y trabajo de cuidado, aseo y administración del hogar). El contexto mundial muestra un crecimiento del empleo asalariado y del trabajo femenino remunerado acompañado de creciente precariedad y vulnerabilidad de estos empleos.

Son las mujeres jóvenes las que más sufren el desempleo (mujeres jóvenes 19,7% y varones jóvenes 13,9%), en general tienen mayor nivel de formación que los varones pero muchas veces son discriminadas por tener hijos/as pequeños/as ó estar casadas y con posibilidad de quedar embarazadas.

El desempleo y la inferioridad de los salarios que percibimos, sumada al no reconocimiento de nuestra jornada laboral en el hogar conduce fuertemente a la precarización laboral de las mujeres.

Necesitamos un Estado que promueva la autonomía y la libertad de las mujeres, un Estado presente, que asuma la responsabilidad que le cabe, tanto en la promoción de nuestros derechos, como en la ejecución de políticas públicas tendientes a garantizarlos, un Estado que elimine los obstáculos que se nos presentan a las mujeres a la hora de asumir nuestra participación en el espacio público como trabajadoras.