Comienzan acciones en Argentina y Chile contra la contaminación de la Megausina de Río Turbio

Comenzaron las acciones conjuntas entre argentinos y chilenos para defenderse de los impactos ambientales que provocará el funcionamiento de la Megausina a carbón de Río Turbio. A poco menos de siete meses de su puesta en marcha, aun no se dieron a conocer cuales serán los destinos de sus dos principales desechos tóxicos, cenizas y gases de combustión.

lunes, 5 de mayo de 2014 · 00:00

Para tratar estos temas que afectarán a la salud y el medio ambiente de ambas regiones, nos reunimos con el Concejal y Psicólogo Mario Rene Pascual, Presidente Comisión de Salud y Presidente Comisión de Medio Ambiente de la Ilustre Municipalidad de Punta Arenas (Chile).
Desde Chile ya han comenzado las acciones hace tiempo y se ha solicitado a la Cancillería Argentina respuesta a estas preocupaciones.
 
En tanto que desde Argentina, al Asamblea Ambiental Ciudadana de Río Gallegos, realizó una Acción de Amparo ante la Justicia Federal para que no de permita el funcionamiento de la Megausina hasta tanto se sepa el destino final de sus desechos y los impactos que estos ocasionarán a la población.

 Las cenizas: La empresa constructora Isolux Corsan informó que desecharán 1.800 toneladas diarias de cenizas, producto de la combustión del carbón mineral. Las mismas contienen varios metales pesados y hasta elementos radiactivos. Sin embargo su destino final de disposición es incierto.

Lo verdaderamente cierto, es que la topografía cordillerana de Río Turbio hace que cualquier destino que se le dé a estas gigantescas montañas de cenizas, provocará que las aguas, producto de los deshielos, lluvias y nevadas, las atraviesen, cargándose con contaminantes y las descarguen en los ríos que abastecen diariamente de agua potable a mas de 150.000 almas.
Por otro lado, los fuertes vientos de la región se encargarán de distribuir las cenizas a las zonas más cercanas, haciendo que los habitantes de  Río Turbio y 28 de Noviembre, respiren constantemente estas partículas nocivas.

Los gases: No hay nada mas desconocido que el destino de las 24.000 toneladas diarias de gases tóxicos que emitirá la chimenea. Como dato comparativo se puede decir que equivale a las emisiones de seis (6) pasteras como la Ex Botnia en Fray Bentos (Uruguay) y que tantos conflictos ambientales causa con Argentina.

 Es conocido en otras regiones del mundo como el  dióxido de azufre (SO2) y los óxidos nitrosos (NOX) generan la temida “lluvia ácida”. Cuando las nubes descargan la lluvia ácida, esta arrasa con todo lo que toca, bosques nativos, pasturas, ganadería, agricultura, glaciares, ríos, lagos, ciudades y cuanto elemento se interponga en su destructivo camino.
Las ciudades afectadas directamente por estos gases serán la propia cuenca minera, Río Gallegos, Río Grade y Ushuaia, en tanto que también lo estarán las ciudades chilenas de Puerto Natales y la populosa Punta Arenas.
No se descarta que el área de influencias se incremente debido a la poca exactitud de los datos aportados por Isolux Corsán y los fuertes vientos de la región. (www.asamblea-ambiental.blogspot.com.ar)