Confesó ante su esposa la violación de su hija y se entregó en la policía

Un hombre de 24 años se entregó a la policía y se declaró autor de la violación de una menor de edad. Las averiguaciones establecieron que la víctima había sido su propia hija. La madre de la beba escuchó la confesión mientras la llevaba al médico por una constipación y antes de llegar su pareja admitió que él había abusado sexualmente de la nena.

miércoles, 18 de junio de 2014 · 00:00

El confeso abusador se presentó el lunes a las 19:30 en la Seccional Tercera de Comodoro Rivadavia y ante el asombro del guardia dijo que estaba allí para entregarse porque había abusado sexualmente de una menor de edad. La situación fue un tanto confusa y en especial por su presentación espontánea.
De todas maneras el individuo quedó demorado mientras la policía recababa datos en la Comisaría de la Mujer, desde donde le hicieron saber que estaban trasladándose al Hospital Regional porque una madre se había presentado allí con su hija para ser examinada por un presunto abuso.
A raíz de la información que se recibió, se le practicó a la criatura el protocolo que existe para este tipo de situaciones y, entre otras cosas, se levantaron evidencias para la obtención de ADN. El examen, además, permitió establecer que la niña fue abusada y lo que la Justicia deberá establecer de aquí en adelante, y con las pruebas científicas que están en plena elaboración, es si el autor finalmente fue el propio padre.
Con la confirmación del caso y el cruce de información, se ordenó que el individuo permanezca alojado en la Seccional Tercera en calidad de detenido y a la espera de la correspondiente audiencia de formalización de la investigación.

ANTE EL JUEZ
Hay que tener presente que la propia confesión de individuo, ante su pareja o la misma policía, por sí sola no tiene valor probatorio, aunque hoy tendrá la posibilidad de confesar ante el juez que presida la audiencia de control de detención.
Allí, la parte acusadora lo imputaría como presunto autor del delito de abuso sexual con acceso carnal doblemente agravado, por el vínculo y la situación de convivencia.
En tanto, solicitará la prisión preventiva teniendo en cuenta que se trata de un caso grave y en virtud de la existencia de los peligros de fuga y entorpecimiento de la investigación.
A todo esto se supo que los protagonistas de la desagradable historia habitan una vivienda en Los Tres Pinos, lugar donde estaba el padre con la niña cuando su esposa llegó desde el jardín con el otro hijo. Allí se presentó una situación extraña y confusa, de la que no se abundará en detalles, y la mamá tomó la decisión de llevar a la nena al médico. Con ella también fue su marido, quien en el camino le confesó que había abusado de la criatura.
Una situación de angustia extrema se vivió a partir de allí y el sujeto, por sus propios medios, se dirigió a policía para entregarse.