Lázaro en decadencia: debe hasta los alquileres

Además de no haber pagado aun  los sueldos del Personal de Prensa Libre y menos aún el aguinaldo. Ahora el multimedios se encuentra mudando el taller donde se imprime el diario , la razón: debe el alquiler del local donde funcionaba la imprenta desde  hace seis meses.  No solo eso ni han podido pagar el cable e incluso llegaron a colgarse de la red de gas.

martes, 22 de julio de 2014 · 00:00

 

Los trabajadores de Prensa  Libre, Magna Media y Magna Fm , no solo sufren la falta de pago de los salarios del mes de junio sino, que además los responsables del multimedios hacen poco y nada para solucionar los graves problemas económicos por los que hoy atraviesan luego de años de " tener la vaca atada " y no prever los tiempos que se les avecinaban.

El multimedios ligado al holding empresario de Lázaro Báez hace agua por todos lados.Luego de años de vacas gordas ahora luego de casi desguasar la empresa periodística, primero de contenidos y luego de periodistas los gerentes responsables se las están viendo el figurillas para hacer frente al pago del sueldo del mes de junio- aun no abonaron a los trabajadores de Prensa Libre- y por otro lado se acumulan cuentas .

Hoy con Báez en franca retirada, los administradores del multimedios lejos están de cumplir con sus obligaciones y mucho menos afrontar los pagos de sus contratos de alquiler e incluso boletas de servicios básicos.

 En el edificio de calle Maipú donde funciona la redacción del diario, tiene cortado el servicio de cables de la agencia Télam, el videocable local y en varias oportunidades sufrieron el corte del servicio de gas. No solo eso los servicios de telefonía celular corporativos también se encuentran cortados por falta de pago. 

Mudanza 

La debacle del grupo llega a un punto tal que , el edificio de calle Perito Moreno donde funciona la  planta de impresión el diario, tiene una deuda de mas de seis meses con el propietario del mismo. Es por ello que el taller está siendo mudado a uno de los galpones de la constructora Austral Construcciones, como modo de salvar la situación a todas luces cada vez peor. (El Diario Nuevo Día)