"El material arqueológico que quedaría bajo el agua representa la memoria de estos territorios ancestrales"

Así lo manifestó Silvina Comachi, asesora de los pueblos originarios provinciales, a Radio Nuevo Día 100.9 con respecto al impacto que podrían provocar las represas sobre el Río Santa Cruz con el patrimonio arqueológico. Manifestó que la información brindada a la ciudadanía es 'muy escueta'
lunes, 24 de diciembre de 2018 · 18:32

Esta semana se reunió la mesa de diálogo entre los representantes de pueblo originarios y la UTE que construye las represas Cóndor Cliff y La Barrancosa. Uno de los principales temas de debate fue el patrimonio arqueológico, según denuncian las comunidades, que podría quedar bajo el agua con la construcción de las obras. 
Para saber más al respecto, Radio Nuevo Día 100.9, dialogó con Silvina Comachi  es una de las asesoras legales de los pueblos originarios en el encuentro. 


La mesa de diálogo es por lo que sería el procesos de consulta, esto se da a raíz de la demanda que realiza una comunidad de Puerto Santa Cruz, por lo cual el Juzgado federal de Río Gallegos – a través de Aldo Suárez dictamina que se debe realizar con urgencia la mesa de diálogo para poder generar este proceso de consulta previa, libre e informada en los términos del Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT)” detalló respecto a la razón de estas reuniones, la primera realizada en marzo y la segunda en diciembre. 


Comachi señaló que de le encuentro participaron 14 comunidades santacruceñas, entre las que se encuentran mapuches, mapuche-tehuelches y tehuelches. También participaron las 3 asesoras de las comunidades las cuales son Mariela Rodríguez (Antropóloga social), Maria José Figueroa (asesora arqueológica) y Comachi en el rol de asesora en temas económicos; y los abogados patrocinantes.  Por el lado estatal participaron funcionarios nacionales y provinciales; así como también representante de la UTE de las Represas. 


Señaló que en la reunión también se hizo presente el veedor judicial, ya que desde el Juzgado de Río Gallegos se percataron que no se había continuado con las mesas de diálogo desde marzo de 2018. “La consulta de previa ya no tiene nada, porque se decía realizar a las 14 comunidades previo a siquiera mover una roca en la zona de obras. Entonces esa característica no se cumple, pero si las comunidades pidieron esta segunda mesa que sea libre, es decir que tengamos acceso a toda la información que se solicite desde las asesorías y los abogados patrocinantes” señaló, y agregó que se pidió que pudiera estar presente la abogada Sonia Ivanoff – con conocimiento en temáticas indígenas- pero “se ha obstaculizado mucho su participación”. 


Comachi expresó que las comunidades piden que estas mesas de diálogo tengan un carácter vinculante y que las decisiones tomadas allí sean tomadas en cuenta. “Estamos hablando no solamente de restos arqueológicos que sino que también estamos hablando de la cuenca hidrográfica del río Santa Cruz que tiene una importancia desde la cosmovisión de los pueblos, única. Para ellos no es solamente un río, es un ser vivo y espiritual que tiene una función dentro de las comunidades” agregó. 
Indicó que el patrimonio va más allá de los restos, como señala la legislación nacional y provincial, ya que el tratado internacional de la OIT destaca que eso está por encima de esa concepción. 

También manifestó que en el avance de la construcción, algunos restos han sido manipulados y guardados en containers. 


El avance de la construcción


Consultada sobre si existen reales esperanzas que desde la parte empresarial se tenga en cuenta el patrimonio arqueológico y la visión de las comunidades, la asesora señaló que “ya se está avasallando un derecho, al no haber sido una consulta previa”. “la pregunta de ahora en más es qué va a suceder, ellos siguen construyendo, están avanzando y nosotros estamos todavía en una mesa de diálogo sin conformarse todavía el proceso de consulta”. “Hay una serie de irregularidades que son bastante claras y hay que tener en cuenta que todo lo que es material arqueológico que quedaría bajo el agua representa la memoria de estos territorios ancestrales” manifestó. 


Respecto a cómo ve que la ciudadanía en general ha reaccionado frente al tema, evaluó que en la provincia hay “información muy escueta” con respecto a las represas para la comunidad, e indicó que localidades como Piedra Buena, Puerto Santa Cruz y El Calafate se verían directamente afectadas. 

"Cuando hablamos de progresos, los ciudadanos debemos tomar lo justo y necesario de esta tierra en pos de las futuras generaciones" cerró. 

 (El Diario Nuevo Día)