APROSA pide que el FPV y Cambiemos terminen con la incertidumbre del SAMIC y el Peliche

Luego de la pelea mediática entre el oficialimo y la oposicion con respecto al destino de estos centros de salud, el gremio solicitó a los sectores que “utilicen la política de manera responsable” porque los trabajadores no son un “trofeo de guerra”.
miércoles, 1 de agosto de 2018 · 12:16

Días atrás se conoció a través de los portales de noticias que el Hospital de El Calafate SAMIC, y el centro de salud “PELICHE” de Río Gallegos, dejarían de pertenecer a la órbita nacional para integrar el sistema de salud público provincial.

A partir de este hecho, el gobierno provincial y la oposición, circularon cruces mediáticos con acusaciones que dejan en claro, cuál es el nivel dirigencial de esta provincia, olvidándose en un rincón, la seguridad laboral de este grupo de trabajadores que ven con preocupación su continuidad profesional en el corto plazo.

En pos de obtener alguna ventaja política, los sectores políticos en pugna, desconocieron completamente que la salud pública es una servicio clave por lo que representa en sí, y en consecuencia, cayeron en el error de contagiarlo con “chicanas infértiles”, que nadie, con un mínimo de capacidad de razonamiento, quiere leer o escuchar.

Por eso, desde APROSA reclamaron a la corporación política que “obren pensando en la institucionalidad” del sector y se sienten en una mesa, a volcar ideas para dar con las mejores soluciones que los trabajadores y el pueblo de Santa Cruz espera de ellos, porque esa es la condición promordial que cualquier mandatario responsable, debe abanderar si verdaderamente piensa en el colectivo social. Asimismo, el gremio se ofrece para participar de esa instancia, para dar su experiencia y visión, y proponer un marco de soluciones que ayuden a fortalecer el modelo de salud, dentro de un marco y acuerdo de las condiciones esenciales para la tranquilidad del trabajador.

Si bien es cierto que hasta el momento no hay nada oficial, APROSA mantuvo conversaciones con los trabajadores que cumplen tareas en estos lugares y expresaron su “preocupación e indignación” porque dicen que el poder político está actuando con negligencia, buscando dilatar una definición concreta a su futuro, “en lugar de acusarse de corruptos e insensibles” que es una cuestión conocida por la opinión pública, deberían dejarse de mirar el ombligo y preocuparse por recomponer el modelo sanitario que muestra grietas por donde se lo mire, manifestaron.

Asimismo, también se pudo conocer que la precarización laboral también es moneda corriente y no escapa a ningún gobierno, porque dentro del SAMIC actualmente hay 80 trabajadores en condición de monotributo que corren peligro, pensando en el ajuste social que tanto nación como la provincia están implementando, y que de a poco, van desmantelando la salud pública con una visión numérica, sin importar que detrás de esto hay personas que demandan de este servicio.

Por último desde APROSA hicieron hincapié que ambos gobiernos, más allá de cualquier determinación que se tome, deben saber que no pueden sacar los “pies del barro” porque la obligación es estar encima de los problemas, en lugar de actuar para que al otro le vaya mal, sin tener en cuenta los cientos de los profesionales y sus familias que dependen laboralmente de esta situación y del vecino, que todos los días reclama recibir una mejor salud pública, sentenciaron.