Desmienten la muerte de un hombre en Hospital de Río Gallegos

Desde hace varias horas circulan por las redes sociales una falsa noticia sobre el fallecimiento de un paciente. Desde la dirección medica desmienten tal afirmación. Quien se descompensó y falleció es una persona residente en Río Grande, conocé qué pasó.
lunes, 15 de julio de 2019 · 23:59

Desde hace varias horas circulan por las redes sociales una falsa noticia sobre el fallecimiento de un paciente. Desde la dirección medica desmienten tal afirmación quien se descompensó y falleció es una persona residente en Río Grande.

Lo que pasó

RIO GRANDE.- Luis Blanco, un vecino de ésta ciudad, falleció en el Aeroparque Jorge Newbery tras atravesar tensos momentos al perder el vuelo que lo debía traer de regreso a Río Grande, por una mala información que se le brindó desde el área de Chek in de Aerolíneas Argentinas.

Luis Blanco, su familia denunció que fue víctima de un maltrato por parte de personal de Aerolíneas Argentinas.

Así consta en una nota de reclamo que fue difundida por Nazareno, hijo de Luis Blanco, que se la proporcionó al periodista Néstor Shumacher, quien la hizo pública. En la nota, el fallecido deja constancia que en todo momento un responsable de Aerolíneas le informó un horario de embarque y que al querer abordar el avión, se le informó que el mismo ya estaba cerrado y próximo a despegar.

Al solicitar el reclamo de una reprogramación, por considerar que el vuelo lo perdió por culpa de una falla en la información de la empresa, en Aerolíneas Argentinas negaron toda responsabilidad y la única solución que le dieron era poder reprogramar el vuelo, pero con un cargo por multa de 6.000 pesos. Desde la empresa aérea entendieron que el error fue del pasajero.

Como consecuencia del estado de nerviosismo que le causó toda la situación y al ver con mucha impotencia que sus quejas no eran atendidas como corresponde, Luis Blanco se hizo atender en una sala médica de Aeroparque, para que le tomaran la presión. Ese lugar fue el último que pisó con vida, porque a los pocos minutos sufrió un infarto y, a pesar de las maniobras de reanimación que se le practicaron, el desenlace fue fatal.

La nota de reclamo

La nota del reclamo, fechada el 1º de julio, que escribió de puño y letra Luis Blanco, dice: Siendo las 20.45 me dirijo a hacer el chek in para viajar a la ciudad de Río Grande, donde se me informa que se embarcaba a las 0.45 horas… Al dirigirnos al embarque a la hora que fuimos informados nos dicen que el vuelo se había ido. Nos dirigimos a realizar la reprogramación del vuelo y nos piden abonar una diferencia, dado que según nos dicen el error era nuestro”.

Más adelante señala: “Solicitamos que nos dé una justificación para presentar en el trabajo y se nos niega porque el problema era nuestro y no de Aerolíneas. Pido el nombre de la persona que nos hace el chek in y tampoco nos pueden informar. Para poder reprogramar el vuelo al más cercano nos informan que tengo que abonar una suma de 6000 pesos c/uno. Lo que me parece excesivo, dado que el error no fue mío y lo mismo pasó con otros cuatro pasajeros”.

Hubo maltrato

Para Nazareno, uno de los hijos de Luis Blanco, su padre sufrió el maltrato de la empresa aérea, el cual luego se extendió a toda la familia debido a que todo el hecho derivó en la muerte repentina de su padre.

Cabe indicar que, tras el penoso hecho, directivos de Aerolíneas Argentinas le comunicaron a los familiares que se harían cargo de los gastos y del traslado del féretro a Río Grande, a modo de “gentileza”.