Subió la tasa y más gente apuesta por los plazos fijos: ¿conviene poner plata a 30 días o a más largo plazo?

Los depósitos bancarios revirtieron la caída de abril y aumentaron en mayo, de la mano de la tasa mínima regulada. La tendencia positiva siguió esta semana.
viernes, 5 de junio de 2020 · 09:33

Con impulso del piso de tasas, en mayo los plazos fijos en moneda local saltaron más de 8%. Se revirtió así la tendencia negativa de abril. En las entidades reconocieron que las colocaciones mejoraron y aseguraron que la primera semana de junio mantuvo la tendencia positiva, con la nueva tasa mínima arriba de 30%. 

De acuerdo con los datos del Banco Central (BCRA), el stock de plazos fijos del sector privado promedió $1,5 billón en mayo y anotó un alza promedio de $119.334 millones. Esto significó un avance mensual de 8,5%. En términos interanuales, en tanto, la suba 32,6%. 

Las mayores trabas al dólar junto con la suba de la tasa mínima, que desde mediados del mes pasado abarca a todos tipo de depositantes y por cualquier monto, dinamizaron las colocaciones en pesos. 

Los plazos fijos fueron el principal argumento detrás del alza de 6,8% mensual en los depósitos del sector privado durante mayo. "El 68% del incremento de los depósitos en moneda nacional estuvo explicado por el crecimiento de los depósitos a plazo fijo", apuntó un informe de First Capital Group.

"La suba de depósitos a plazo estuvo impulsada por los plazos fijos tradicionales +9% ($125.000 millones) seguida por los plazos fijos precancelables, que aumentaron 12% en el mes ($AR 13.415 millones)", explicó Cristian Traut, gerente de First. 

Reacción positiva
El BCRA había decidido en abril establecer una tasa mínima de 26,6% para los depósitos a plazo fijo. Primero, la medida llegaba solamente a colocaciones de hasta $1 millón. Luego, en mayo, se extendió a $4 millones. Finalmente, pasó a abarcar a los depósitos de cualquier monto, ya sean realizados por personas físicas o empresas. 

Las entidades financieras reconocen esa mejora a partir del incremento de la tasa que, en algunos casos significó un alza de hasta 10 puntos. Desde este lunes, además, el BCRA redobló la apuesta y llevó la tasa mínima a 30,02%. 

"Los depósitos a plazo fijo durante el mes de mayo tuvieron un incremento, sobre todo en las rentas más altas de clientes. Entendemos que, entre otras cosas, la suba de la tasa hasta la mínima regulada, más las imposibilidades que fueron surgiendo para operatoria con moneda extranjera hizo que más personas se vuelquen a este tipo de inversión", afirmaron en Banco Galicia.

"A partir del 20 de abril, se observó un importante crecimiento en los depósitos a plazo, especialmente en el sector minorista, que experimentó un incremento en sus saldos (+13,9%) hasta el 15 de mayo inclusive. Durante el mismo período, los plazos fijos  mayoristas también subieron, aunque en una proporción menor (+3,6%)", recordaron en Banco Provincia.

Y agregaron: "Desde el 18 de mayo, cuando se fijó en 26,60% la tasa mínima para todos los plazos fijos independientemente del monto, tanto los depósitos minoristas como mayoristas continuaron en aumento, aunque estos últimos comenzaron a crecer a un ritmo mayor".   

En otra institución financiera se manifestaron en la misma línea: "Durante mayo notamos un crecimiento en las colocaciones en plazo fijo en pesos, sin percibir un dinamismo diferente en ningún sector en particular. Consideramos que la tasa que impuso el BCRA a mitad de mes ayudó a que algunos clientes se vuelquen a renovar sus plazos fijos y no tanto a realizar otro tipo de inversión".

"Comparativamente, mayo tuvo una mejor performance a nivel crecimiento de depósitos a plazo fijo, aunque no hay una concentración particular en algún segmento sino el mismo mix habitual", aportaron en una cuarta entidad. 

Más tasa, más depósitos
Este lunes entró en vigencia la nueva suba de la tasa mínima a los plazos fijos, que la llevó a 30,02%. Los bancos consultados por iProfesional reconocieron que hubo renovaciones en estos primeros días y se mantuvo la tendencia positiva, aunque afirmaron que es muy pronto para hacer un análisis definitivo. 

"Venimos con una dinámica de renovación de vencimientos e, incluso, crecimiento. A estos niveles de tasa, no podría decir que es por la última suba de 30% porque es algo que ya venimos arrastrando desde el mes de mayo. En términos generales, se viene creciendo y el plazo promedio no supera los 40 días", contaron en Santander. 

"Hasta el momento vemos que los depositantes minoristas están respondiendo mejor a la suba en las tasas que los mayoristas", señalaron en Banco Provincia.

Desde Galicia, en tanto, hicieron referencia a las empresas que obtuvieron créditos a tasa de 24%, que tienen prohibido colocar fondos en plazos fijos al 30%. "Esta última semana, con la nueva suba de tasas, se incrementaron los flujos de consultas. Sin embargo, hay que tener en cuenta que existe una limitación para los clientes que tengan préstamos subsidiados, quienes no podrán acceder a las mismas", dijeron. 

"Las renovaciones de la última semana fueron altas, aunque no creemos que esté directamente relacionado a la nueva suba de la tasa de interés", relativizaron en otra entidad. "Esta semana mantuvo la tendencia de mayo están creciendo con la misma pendiente", sostuvieron en una institución colega.

¿Conviene o no? 
Más allá de que los ahorristas están reaccionando de manera positiva a los incentivos de tasa, la pregunta es si conviene o no hacer un plazo fijo a tasa de 30%. 

Según el último Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) publicado por el BCRA, la inflación en los próximos 12 meses estará en torno al 49%.

Por lo tanto, la tasa de plazos fijos se quedaría casi 20 puntos por debajo. 

Sin embargo, en términos mensuales, la remuneración puede llegar a ser mayor al índice de inflación relevado por el Indec.

En abril, el índice de precios al consumidos marcó 1,5%, con muchos problemas en la medición debido al aislamiento. Contra ese dato, la tasa mensual de 2,5% que paga un plazo fijo sería, a priori, positiva.  

De todos modos, otras variables juegan en la decisión de constituir o no un plazo fijo. Una de ellas es la devaluación, en un marco de presión sobre la cotización oficial y, a la vez, restricciones cambiarias que entorpecen el acceso a las divisas. 

La otra variable es el tiempo que se deben dejar los fondos inmovilizados. Los depósitos tienen un plazo mínimo de 30 días en los que no se puede disponer de capital, por lo que muchas veces, los analistas recomiendan invertir de forma indirecta en ellos. 

Esto es posible a través de fondos comunes de inversión que invierten en plazos fijos y cuentas remuneradas pero que permiten suscribir y rescatar en forma inmediata. El rendimiento es similar al de un plazo fijo y da la tranquilidad de poder retirar el capital en caso de necesidad o de que surja otra oportunidad de inversión más interesante.

Menos depósitos UVA
A diferencia de los tradicionales, los plazos fijos UVA, que ajustan por inflación, mostraron una caída en mayo. El stock promedio cayó $4.200 millones, lo que significó un retroceso mensual de 7,4%. En términos interanuales, en cambio, avanzaron 75,8%. 

Esos datos incluyen tanto a los depósitos precancelables como a los que deben cumplir un plazo mínimo de 90 días. Los depósitos UVA precancelables tienen la ventaja de poder retirarlos al día 30 y transformarlos en un depósito a tasa fija que paga 26,6%. 

Hasta este lunes, eso los ponía en igualdad de condiciones con el plazo fijo tradicional a tasa mínima regulada. Sin embargo, desde esta semana eso cambió, ya que la tasa de precancelación de los depósitos UVA continúa en 26,6% mientras la tasa mínima de los plazos fijos tradicionales ascendió a 30,02%.  (Fuente: Iprofesional.com)

Otras Noticias