La prometida “recompensa” K para el silencio de Lázaro Báez y un futuro tras las rejas

Lázaro Báez (68 años) ya lleva 4 años de prisión preventiva y hoy el fiscal Abel Córdoba le pidió una condena de 12 años de cárcel. En el caso de que el TOF 4 acepta eventualmente esa sentencia debería pasar otros 8 años tras las rejas.
jueves, 30 de julio de 2020 · 21:34

Pero también tiene otras dos causas por lavado de dinero que instruye el juez federal Sebastián Casanello, a quien apodaron “tortuga” pero su causa, después de Ciccone y el enriquecimiento ilícito de Ricardo Jaime, es la que más rápido avanzó en Comodoro Py.

El futuro judicial de Báez se complementa con eventuales condenas por el juicio oral por el direccionamiento de U$S 3 mil millones de dólares de la Obra Pública de los gobiernos de Néstor y Cristina a favor de Austral Construcciones, su rol de sospechoso inquilino de Hotesur y Los Sauces, dos casos por evasión impositiva millonaria que tiene el juez en lo penal económico Javier López Biscayart y el expediente de la usina de facturas truchas de Bahía Blanca, entre otras.

En el caso hipotético de que obtuviera condenas en alguna de estas causas tiene un futuro de “no menos de 10 años en cárcel, más decomisos y multas de sus bienes”. Y, además, la posibilidad de que sus hijos, sobre todo Martín (el fiscal pidió 9 años), sigan sus pasos en la sombra. El representante del Ministerio Público Fiscal también pidió penas para los hijos menores de Báez, Melina (4 años y seis meses), Leandro (5 años) y Luciana (4 años y 6 meses). Toda pena mayor a 3 años es de cumplimiento efectivo.

La "responsabilidad de Martín Báez es evidente del inicio al fin de la maniobra, es el autor con mayor protagonismo en estos hechos, aún con mayor protagonismo personal que su padre", consideró el fiscal en alusión al video de "La Rosadita" en que se lo ve contando dinero y tomando whisky.

Sobre sus tres hermanos, Leandro, Luciana y Melina, la fiscalía los acusó como partícipes necesarios con "roles y funciones compartidas". "Han tenido actuar paralelo y asumen grados de participación semejante con alguna preeminencia de Leandro Báez, los tres actúan en el mismo plano con actuar consciente y coordinado", sostuvo el fiscal Córdoba.

La situación judicial de sus hijos es siempre motivo de pelea con su ex esposa Norma Calismonte, otra que hasta ahora mantuvo un prudente silencio mientras pelea por la separación de bienes en el divorcio.

En las escuchas del Operativo Puf le mandaron a decir a Báez que por su “aguante” (silencio) iba a tener una “recompensa”. Fue para que no confesara como arrepentido en un momento en que más ex funcionarios K se acogieron a la figura el imputado-colaborador, pero no es una gratificación lo que adelantan sus causas judiciales. Además, la vicepresidenta Cristina Kirchner centra –hasta ahora- su ofensiva para tratar de resolver sus propios problemas judiciales, los de sus hijos y los de Cristóbal López. Báez no solo fue amigo de Néstor Kirchner, sino socio de él y Cristina en la construcción de edificios en Río Gallegos y la compra de un lote en El Calafate.

A finales de la segunda presidencia de Cristina, el Gobierno propició sin éxito un juicio al fiscal José María Campagnoli –el primer fiscal de la Ruta del Dinero K-, consiguió que el ex titular de la PROCELAC Carlos Gonella imputara a los financistas Federico Elaskar y Leonardo Fariña pero no a Báez pese a que el título de la carátula de la causa llevara su nombre e hicieran un despliegue de otros recursos del Estado que solo se mueven por alguien que es más que un amigo sino un testaferro, como denunció el ex titular de la Unidad de Información Financiera (UIF), Mariano Federici.

Otras de las escuchas del Operativo Puf también habla por sí sola: “Yo todo lo que tuve, es de una sola persona que está arriba en el cielo. Y me lo dio para que lo administre y no lo supe administrar, quizás en la forma adecuada que él quiso lo administrara. Y cometí los errores que cometí y quizás por eso estoy donde estoy”, se lo escucha a Baez decir a su novia, en enero de 2019 en alusión a Néstor aunque él no niega.

En el 2018, el periodista Luis Gasulla le preguntó a Báez en la cárcel:
-¿Usted siente que Cristina lo entregó?

-Pero no sólo Cristina. Todo el mundo me usó de forro. La Cámara de la Construcción también me usó de forro. Acá se limpiaron todos el culo conmigo, porque el hilo se tiene que cortar en Báez. Porque no puede seguir para arriba.

Quizás esa declaración periodística de Báez haya sido fatídica para su futuro, a menos que Suiza extradite en el corto plazo al director de la financiera Helvetic Services Group, el argentino Néstor Ramos -que compró SGI (“La Rosadita”)- y éste revele secretos y plata aún guardada de la Ruta del Dinero K y así reparta en forma más pareja las responsabilidades. (Clarín)