Trabas de la Aduana de Río Gallegos: “La decisión del administrador perjudica a los fueguinos”

El presidente de la Cámara de Transporte de Tierra del Fuego responsabilizó al jefe de la Aduana de las demoras que se están produciendo en el arribo de camiones con carga y lo acusó de “perjudicar a los fueguinos”, no sólo por el riesgo de faltante en las góndolas sino por el contagio de coronavirus que podría producirse en el “cuello de botella”.
miércoles, 8 de julio de 2020 · 19:58

“Los problemas con la Aduana de Río Gallegos los desde hace varios días y dificultan la llegada de camiones a la provincia. Venimos con este problema desde el principio de la pandemia. Hubo decisiones del administrador de la Aduana de Río Gallegos, que no se pone a la altura de las circunstancias ni entiende que Tierra del Fuego necesita del flujo de tránsito para el abastecimiento de las góndolas, y de los negocios de la provincia en general”, dijo por FM Master’s.

“Desde el 1° de julio solamente están trabajando con un depósito fiscal en Río Gallegos, que precinta y desprecinta los camiones que ingresan o egresan de Tierra del Fuego. Esta decisión del administrador de Río Gallegos perjudica a los fueguinos. Hemos tenido del 1° de julio al viernes 3 camiones esperando para ser verificados por la Aduana, porque hay un solo depósito fiscal habilitado y el administrador tomó la decisión de trabajar solamente con este depósito. Esto genera un cuello de botella y por suerte no se han desabastecido todavía las góndolas de la provincia, pero generó demoras. Hay camiones que tendrían que haber llegado el 1° de julio con fruta y verdura, y tuvieron un día y medio de demora, que afecta los tiempos programados”, manifestó, teniendo en cuenta que mucha de esa mercadería compone los módulos de asistencia alimentaria.

“Hemos hablado con las autoridades aduaneras y, si bien hoy no estamos en situaciones normales, bajó la cantidad de camiones a la espera del precintado, pero el administrador no entiende la conexión que tiene Tierra del Fuego con el continente. La sensación es que esta persona no ve la realidad y lo esencial que es la Aduana de Río Gallegos para nuestra provincia. Por eso siempre tenemos problemas, porque no está haciendo las cosas como las debe hacer, más en esta pandemia que atravesamos a nivel mundial”, expresó.

“Junto con el Sindicato de Camioneros trabajamos con un protocolo para cuidar a los choferes, ver que no estén en contacto con la gente, y también trabajamos junto con entes provinciales y municipales, pero el administrador no entiende la esencialidad del abastecimiento por vía terrestre para nuestra provincia. Esta situación escapa a nuestro control y están corriendo riesgo los choferes, porque dentro de la Aduana hay alrededor de diez choferes, más los aduaneros, los despachantes, y se produce una concentración de gente importante. En algún momento se va a generar un contagio desde ese lugar y después nuestros choferes van a pasar a ser los leprosos de la provincia”, advirtió.

“Venimos trabajando para que nuestra gente se cuide, primero por su familia y luego para no generar ningún conflicto, pero en este caso no hay distanciamiento social por esta aglomeración. Esto puede generar un conflicto mayor en el abastecimiento de la isla, que está complicado. Ya hay productos que escasean en la Argentina y encima nos encontramos con decisiones del jefe de Aduana en Río Gallegos que no entiende lo esencial que es para nuestra provincia”, reiteró Loreto.

“Nosotros buscamos que el chofer no tenga contacto con nadie y nuestro riesgo es mínimo. Hay choferes que hace tres meses no ven a la familia, o la ven al costado de la ruta, los saludan y no los pueden abrazar. Es muy duro para ellos. Hemos bajado todo el personal de riesgo y perdimos casi el 40% de capacidad de transporte. Todos estamos trabajando para cuidarnos”, afirmó.

A propósito de estas precauciones que viene tomando el sector, consideró “injustas” las declaraciones de las ministras de Salud y Gobierno, dado que apuntan a los choferes como potencial factor de riesgo, cuando “los infectados llegaron en avión de Buenos Aires”, subrayó Loreto. “No hemos ingresado por la frontera ningún caso de un chofer nuestro que venga contagiado”, remarcó, y lamentó “el desconocimiento de la actividad del transporte” de parte de las funcionarias. “Estamos en riesgo porque la mayoría carga en CABA y en AMBA donde están los principales focos del país, y ningún chofer se quiere contagiar, por eso se toman las medidas de precaución”, concluyó.