FILICIDIO

Apresan en Río Gallegos a una mujer acusada de matar a su bebé de 4 meses

La joven estaba en casa de una tía, en Río Gallegos, con dos hijos menores. En 2013, cuando murió el bebé de 4 meses, ella acusó de esa muerte a una jauría de perros.
jueves, 16 de abril de 2015 · 22:30

 

Fuentes judiciales, confirmaron en la noche de ayer la detención de Yamila Luján Arias (o Gómez), una joven madre salteña sobre quien pesa un pedido de captura nacional e internacional por el delito de homicidio calificado por el vínculo. La mujer fue detenida por el servicio especial de la comisaría seccional 6 de esa ciudad, a pedido del juez de Garantías N° 1 de Salta.

El hecho que se le imputa ocurrió en la tarde del 21 de agosto de 2013, cuando la madre habría dado muerte a golpes a su pequeño hijo de solo cuatro meses. Cuando llegó la Policía, la mujer cargó la culpa sobre una media docena de perros que compartían su humilde casa de barrio Solidaridad.

Yamila Luján, hoy de 21 años, fue encontrada junto a otros dos hijos suyos, habitaban la casa de una tía en la lejana Río Gallegos.

En pocos días, los médicos forenses tiraron por la borda las coartadas que interpuso la ahora detenida, al descartar la caída y el ataque de los perros.

El cuerpo del pequeño mostraba graves traumatismos encéfalocraneanos. No presentaba mordeduras.

Increíblemente, en ese entonces, el caso del bebé hallado sin vida en la casa de la manzana 252 del barrio Solidaridad, y que en un principio se creyó había sido víctima del ataque de una jauría, quedó caratulado como "muerte dudosa", a pesar de que tanto la autopsia como las primeras averiguaciones policiales dejaron entrever un horroroso crimen.

La entonces fiscal Gabriela Buabse ordenó la entrega del cuerpo del infortunado niño a su madre, Yamila Arias (o Gómez), y separó de la investigación al personal de la Brigada de Investigaciones, quedando como personal policial de referencia la comisaría del barrio Solidaridad, que tiene hoy en día bajo su jurisdicción unos 35.000 habitantes y un solo patrullero disponible.

Los informes forenses, cuyo tenor no tomaron estado público sino a través de comentarios de terceros, confirmaron que el bebé murió por un traumatismo encéfalocraneano grave, incluso se habló de pérdida de masa encefálica, incompatible con una caída accidental.

Descargo mediático

 

Yamila Arias (o Gómez) habló entonces en esta capital por una FM, y dijo: "Lo dejé acostado a mitad de la cama, boca arriba, solo con el pañal. Fui a enfriar el agua para bañarlo y, cuando volví, vi salir a una de las perras. Miré hacia la cama y Alan ya no estaba, en el piso estaba solo el pañal. Lo busqué y lo encontré boca abajo con la cabeza ensangrentada. "Quiero que la gente sepa que amo a mi hijo y siempre estará presente en mi corazón. Alan y mi hija lo eran todo para mí", expresó. Ayer, la Justicia de Santa Cruz terminó, quizá, con lo que podría ser una sórdida mentira.

 

Los perros, inocentes

 

El 21 de agosto de 2013, cerca de las 21, la División Canes atrapó a todos los perros de la familia, los enjauló y trasladó a la sede de esa división policial, a la espera de estudios comparativos de las huellas o secuelas que dejaron o produjeron en el cráneo del bebé con las fauces de cada uno de estos animales y la mecánica del deceso.

Un alta fuente policial presente en el lugar advirtió que las contradicciones hacían pensar en más de una hipótesis.

"Podría ser espantoso”, dijo una fuente entonces. Ayer, tras ser detenida, se constató que Yamila Luján está en pareja en Río Gallegos y tiene un bebé de seis meses.