Denuncian abuso de poder y homofobia por parte de la policía de la provincia e Infantería

Un vecino de Río Gallegos dio a conocer lo sucedido en la madrugada del 1 de mayo en la que fue detenido, golpeado e insultado por efectivos de Infantería y de la Policía de Santa Cruz en las instalaciones de la Comisaría Sexta, hecho que fue denunciado por el joven que tuvo que se operado fruto de los golpes recibidos.
viernes, 5 de junio de 2020 · 12:06

Un joven de 27 años denunció homofobia y abuso de poder por parte de la policía de la provincia e infantería, hecho que sucedió en la madrugada del 1 de mayo cuando volvía a su casa desde lo de su madre que queda a 5 cuadras de distancia, momento en el que comenzó un calvario que le dejó significativas marcas, tanto en lo físico como en lo anímico.

Según cuenta "Camino a casa, cerca de las 2.45 de la mañana me encuentro a Infantería que sin preguntarme ni dialogar me meten adentro de la camioneta y cuando pregunto que está pasando y uno de los efectivos empezó a insultarme diciendo mira como habla éste maricón, éste trolo y se desató la golpiza hasta que me trasladaron a la Comisaría Sexta, me bajaron de los pelos y me llevaron al quincho de ese lugar donde unos seis efectivos de Infantería y luego había 3 o 4 policías de la seccional donde siguieron los golpes, en la cara, me insultaban todo el tiempo, denigrándome por ser gay,  "mira como te vestís, mira tus tatuajes puto", me decía una efectivo que estaba allí".

Al mismo tiempo señaló: "Me preguntaban si era hijo de alguien, si en mi familia había policías" como tratando de resguardarse de alguna eventual represalia." 

Asimismo dio cuenta que "querían hacer firmar un papel, pero me negaba, me tiraron de la silla y en el piso me ahogaban. Incluso me amenazaban que me iban a llevar con los otros presos. Había una mujer que era policía y me pateaba cada vez que pasaba y finalmente firmé los papeles, porque de todos los golpes que me dieron, yo ya no aguantaba más y ni sé que decía el papel" y agregó "Luego de eso, llegó un médico a la comisaría y no me revisó a pesar de que le dije que tenía golpes y habían abusado de mí y después me metieron en un calabozo con dos chicos más, sin zapatillas, ni mis medias y mis aros. Fue horrible”

Posteriormente a ello, el joven de 27 años manifestó: “Fui a la Comisaría Sexta a realizar la denuncia, me atendió el Jefe y me dijo no estaba al tanto y que no debía ocurrirme lo que me pasó. Tan sólo me debían hacer un acta por estar fuera de horario. Después me dijo que haría una rueda de reconocimiento, pero no sé si le hicieron un sumario a quienes me pegaron y abusaron y yo quiero que esto no quede en la nada porque fue un abuso de poder, son unos corruptos y da bronca e impotencia, porque pasa todo el tiempo y no debo ser la primera persona que le pasa esto en el barrio. No quiero que le pase a otra persona porque, fue horrible.”

Éste caso no es aislado y se suma a recientes denuncias respecto del accionar de las fuerzas provinciales, tales como el que sufrieron dos mujeres en San Julián, lo sucedido en Pico Truncado con la represión a los trabajadores municipales cuando se manifestaban fuera del municipio de ésta ciudad, como así también el crimen de Jésica Minaglia que tiene como principal imputado a un miembro de la fuerza provincial, datos que ameritan una revisión y acción por parte del estado provincial a fin de cesar con éstos actos de abuso de poder y en éste caso homofobia.