Otra empleada llevó a juicio a Gareca, en un caso que involucra a concejales y al intendente Cantín

Esta vez se trata de una mujer que fue contratada por el concejal, quien también le pidió la mitad de su sueldo (9 mil pesos) y la despidió cuando ella decidió no pagarle más. Luego ella le inició juicio al seguir activa en la ANSES y sospechar que están cobrando su sueldo. Tiene una hija con discapacidad motriz y una bebé con problemas en el corazón. Contó que el intendente Cantín le pagó 3 mil pesos cuando le pidió una solución. (incluye audio)

sábado, 28 de diciembre de 2013 · 00:00

El escándalo que se desató en Río Gallegos por la denuncia de una empleada del Concejo Deliberante sobre el concejal Gareca tiene continuidad con otro caso, en el que otra mujer contratada por él también asegura que la condición impuesta fue darle la mitad de su sueldo al edil de la UCR.

En este caso, la historia es todavía más impactante, porque la mujer asegura que sigue dada de alta en el ANSES a pesar de haber sido despedida a los tres meses, según dijo, luego de negarse a darle la mitad de su sueldo al concejal. Entonces, ella sospecha que alguien se está quedando con su sueldo.

La historia también tiene la participación de diferentes concejales de Río Gallegos y hasta el intendente Cantín, a quien la mujer acusa de haberle querido “tapar la boca” con tres mil pesos. A continación, la entrevista:

-¿Cómo comenzó todo?
-Todo comenzó porque yo era amiga del señor Gareca y me ofreció trabajo con la condición o una especie de convenio que hay que tener con el señor, supuestamente por un tiempo, pero cómo yo en un momento no le quise dar la plata y la usé para pagar mis deudas, él la vino a buscar a mi casa e incluso había una amiga presente.
Entonces, tuve que pedir prestado y le di dos mil pesos. Cuando fui a trabajar al otro día, me dijeron que no trabajara y después me llamaron por teléfono para decirme que me habían dado la baja. Desde esa época, van a ser dos años que sigo activa, cuando supuestamente tengo dada la baja.
Actualmente, si te fijás con mis datos en la ANSES sigo activa como empleada de la provincia, pero no tengo cobertura médica, no cobro salario universal, estoy sin trabajo y supuestamente el señor cobra por mí, porque otra explicación no puede haber.
Yo tengo abogados y todos los escritos que mandaron ellos no tuvieron respuesta. Siempre son tres avisos y al no contestar ninguno supuestamente pasa todo a penal, pero ahora me agarró la feria judicial.
Los abogados los tengo por parte de Derechos Humanos, ya que yo no puedo pagarlos, porque no tengo plata y debe ser por eso también que tarda tanto el juicio y no le dan mucha bola, pero yo sigo activa y no puedo conseguir un trabajo porque figuro activa en la provincia. Yo tengo a mi gorda con una discapacidad motriz y una bebé con problemas en el corazón.

 -¿Usted pudo hablar con Gareca para saber por qué sigue activa?
No, porque con ese señor no hablo. Yo hace un tiempo salí en los medios porque fui a hablar con el gobernador y nunca me dio pelota. Mandé cartas y cartas, pero nada, entonces salí en los medios y al rato que terminó la entrevista me llamaron amenazándome con que me iban a matar, así que fui a hacer la denuncia en la comisaría Segunda y ahí no me molestaron más, pero sigo figurando activa.
Hablé con el intendente, pero tampoco me dio bolilla. Me dijo una grosería y me dijo: “Con lo único que te puedo ayudar es con tres “lucas”. Nada más”.

 -¿Hace cuánto tiempo pasó eso?
-Esto pasó hace como ocho meses atrás.

-¿Usted le explicó la situación?
-Le expliqué todo, porque es el intendente, maneja el municipio y quería explicarle que tendría que saber lo que estaba pasando en el municipio, pero él me dijo: “No me rompas las pelotas a mí con pelotudeces de los demás. ¿Qué querés que haga yo?”. Eso me dijo el intendente.

 -Y después le ofreció plata.
-Sí, después me dijo que sólo me podía ayudar con tres mil pesos y tengo el papelito acá. Con eso le compré ropa a mis hijas, porque incluso a mí me habían usurpado la casa, por lo que perdí mi ropa, mis muebles y todo.
No es que sólo me pasó eso, porque casi también me quedo sin mi vehículo, sino fuera por mi suegra, que se hizo cargo. Igual tengo deudas atrasadas, porque no estoy trabajando y sólo cobro la pensión de mi hija y con eso me manejo.

 -Cuando usted arregló para trabajar con Gareca, ¿se acuerda cuál era la función asignada?
-Yo era asesora legal del bloque, pero yo no hacía eso. Yo iba a limpiar, aunque él me dijo que me tenía que quedar en mi casa, pero como a mi me gusta trabajar y crío a mis hijos enseñándoles a ganarse la moneda, entonces me daba vergüenza quedarme en mi casa, así que iba todos los días al Concejo Deliberante y me ponían a limpiar a los locales de ellos o a pegar carteles o llevar cartas y yo soy peronista, no radical, pero él me ofreció el trabajo porque teníamos un amigo en común y hasta ese entonces yo vendía comida en la calle.

-Ahora usted inició acciones legales.
-
Sí, pero no avanza nada. En esta provincia si no tenés plata, no sos nada.

-¿Cuánto era el sueldo inicial que usted arregló con Gareca y cuánto tenía que darle por mes?
-Creo que llegaba casi a los 9 mil pesos y yo tenía que darle la mitad y después, cuando me pidió más, yo le dije que no. Al tercer mes no le quise dar y me dejó sin trabajo.
Estuve como cinco o seis meses para cobrar la liquidación y yo tenía un crédito en un comercio que se maneja con la provincia, unas multas y supuestamente cuando uno se queda sin trabajo en la provincia, no te pueden pagar la liquidación final hasta que hayas cubierto los créditos que tengas con la provincia o los impuestos municipales, más un crédito que yo había sacado en la mutual que pertenece a La Caja.
Supuestamente, no me podían pagar por eso y después que hice mucho lío, porque necesitaba mi sueldo, a los cuatro o cinco meses me pagan 4.100 pesos y con eso pagué mi alquiler y me quedé con poco. Pero después vino mi suegra, que era mi garante en el crédito que tenía en la mutual y me dice que le empezaron a descontar el crédito con el que había comprado mi cama, porque, como te dije, me había quedado sin muebles. También me aparece la multa que tengo en la municipalidad por un secuestro y supuestamente eso estaba pago, porque me lo habían descontado de la liquidación, porque era la escusa que me habían puesto para no pagarme. Y ahora yo tengo que pagar todo eso, que es un módulo de aproximadamente 17.500 módulos en la municipalidad, que son como 3 mil o 4 mil pesos.

 -Además de Gareca y Cantín, ¿usted habló con alguna otra persona?
-Sí, con Pablo Grasso, a quien le comenté lo que me había pasado y me dijo que eso no se hacía, que ellos tenían algo así, pero que no las dejaban en la calle. Así como yo se lo conté a él, se lo dijo a Gareca y yo tengo las conversaciones grabadas en el Facebook con el señor Gareca, quien me dijo que yo le había jugado sucio porque fui a contarle a Grasso lo que él había arreglado conmigo y demás.
También le conté al señor Fadul, porque Gareca dijo que Fadul había pedido mi baja, pero Fadul me dijo que él jamás se mete con la gente de Gareca; nunca.

-¿Entendí mal o Grasso le dijo que ellos hacían lo mismo?
-Vos sos de un diario y debés saber que estas cosas se hacen. Pero como uno es humilde y necesita, agarra lo que le dan por su familia. Si era por mí, y sabía que me iba a dejar sin laburo, yo no lo agarraba, porque yo estaba bien vendiendo comida en la calle. Desde que vivo en Gallegos jamás laburé ni en la provincia ni en la “muni”, siempre trabajé afuera.

-¿Cuántos años tiene usted y hace cuánto está en Gallegos?
-Tengo 38 y estoy hace más de 20.

-Además de Gareca, Cantín, Fadul y Grasso, ¿habló con alguien más?
-Sí, también hablé con Zavaley y él incluso tiene las copias de todos mis recibos de sueldo y me dijo que me iban a dar una mano, pero se corrieron en chamuyo y sólo se tiraron basura entre ellos.
También hablé con el señor Troncoso, de la Municipalidad, y él me dijo que también se lo habían hecho a una tal Gabriela, sobrina de un concejal de acá, y que había hablado por ella, pero que le dijeron que no se podía hacer nada. Que lo único que se podía hacer era hacerlo mierda políticamente en los medios, pero nada más.
Me dijo que laburo no había, pero es mentira, porque sí entran todos los días a la Municipalidad y entra un vago más vago que el otro. No lo hacen con gente que en realidad lo necesita.

-Entonces, nadie le dio una solución.
-No, el único que en realidad me quiso tapar la boca fue Cantín con tres mil pesos que me duraron medio día, porque les compré zapatillas a mis hijas y no mucha ropa.

-¿Usted tiene algún comprobante de lo que le pagó Cantín?
-Sí, porque él me dijo que hiciera una nota y se la entregara a uno de sus secretarios con el motivo de una ayuda y yo le dije lo que necesitaba, así que fui y se la entregué.

-¿Cuándo fue la última vez que intentó recibir una solución para este problema?
-Yo me cansé de ir al Concejo Deliberante, al municipio, a la ANSES, a la Caja de Servicios Sociales y también vi a un abogado que me mandaron, que es Pérez Gallart, pero el caso ahí está sin avanzar.(El Diario Nuevo Día)

 

{mp3}parte1{/mp3}

{mp3}parte2{/mp3}

{mp3}parte3{/mp3}

{mp3}parte4{/mp3}