Bezi acusa a Peralta, Ivovich y Victoria de confundir a la población

En un duro comunicado el diputado Matias Bezi carga nuevamente contra la gestión Peralta por intentar disfrazar lo que fue la financiación para que finalmente se paguen los aguinaldos. En lugar de exhibir tanta destreza en el manejo de la deuda financiera, Peralta debería explicar cómo hizo para convertir a una Provincia próspera en una  endeudadora serial¨ disparó.

lunes, 1 de abril de 2013 · 00:00

 

 

¨Resulta bastante llamativo que casi a coro, el ministro de Economía de la provincia de Santa Cruz, Ariel Ivovich y el diputado provincial Alejandro Victoria, uno en el diario Clarín y otro en La Opinión Austral, salieran mediáticamente a intentar convencernos que la deuda que el gobernador Peralta pensaba contraer con el Banco de Santa Cruz a fines de 2012 para afrontar el pago de los aguinaldos resultaba más conveniente para la Provincia que el crédito que finalmente obtuvo del Tesoro Nacional¨ comienza  el duro manifiesto del diputado Bezi esbozado en la página oficial de La Campora.

Al leer las declaraciones ¨resulta complejo determinar si en este análisis es mayor la cuota de ignorancia o la de mala fe, con el propósito de confundir a los santacruceños¨.

¨Empecemos por el principio¨ aduce, manifestando que  ¨el Gobernador junto a sus legisladores y funcionarios aliados, deberían dar explicaciones por la cuestión de fondo en lugar de marear a los lectores con comparaciones financieras de tasas y plazos. En realidad, buscan distraer la atención de la cuestión central que no es otra que el funesto estado de las finanzas provinciales y una gestión que apela a la autovictimización y quimeras¨.

Tal es así que,¨la deficiente administración de los recursos y la irresponsabilidad en el uso del Presupuesto no parecen ser para el Gobernador temas dignos de mención, y es por eso que se toma tanto trabajo en evaluar las distintas alternativas financieras que tiene para tapar el creciente agujero fiscal que desde su propio Gobierno genera. Recordemos que fue éste precisamente el modus operandi de los gobiernos liberales que en los años noventa llevaron el país a la ruina. La estrategia de contraer deuda para cubrir gastos corrientes duró solo hasta que los inmensos intereses de esa misma deuda se volvieron impagables. A este proceso se lo denominó “valorización financiera”, y no es otra cosa que una sociedad entre gobiernos irresponsables y bancos privados para alzarse con los recursos de los ciudadanos. Recordemos, entonces, que el de Santa Cruz es un banco privado¨.

En este marco ¨comparemos ahora sí las alternativas de financiamiento que se encuentran en discusión. No hace falta ser un experto en la materia para comprender que los intereses y plazos de la banca suelen ser por lo general más elevados que los que cobra el Estado Nacional. Y este caso no escapa a la regla: el Banco de Santa Cruz pretendía cobrar su deuda en tres años a una tasa de aproximadamente 17% anual (y desconocemos otros costos financieros), mientras que el Estado Nacional le prestó a la provincia con las condiciones en extremo favorables del Programa Federal de Desendeudamiento, es decir, con un plazo de 8 años y a una tasa del 6% anual¨.

Ahora bien, ¨es imposible claro está que, para la Provincia sea mejor pagar una deuda en tres años al 17% que devolverla en 8 años al 6%. Cabe recordar además que, este Programa lanzado por la Presidenta Cristina Fernández de Kichner sirvió para que muchas provincias se deshicieran de las deudas impagables contraídas en la década del noventa¨.

¨¿Pero cómo es posible disfrazar tan abultada diferencia?¨se pregunta irónico el diputado: ¨ùnicamente, como hacen Ivovich y Victoria, alterando los montos. En efecto, cuando en diciembre de 2012 el Gobernador manifestó la necesidad de endeudarse por $250 millones para poder afrontar el pago de los aguinaldos, Peralta ya le debía a la Nación $ 250 millones que había pedido a lo largo de 2012. Fue entonces que pidió $ 250 millones (cuando en realidad solo necesitaba $ 220 millones) al Banco de Santa Cruz. De esos $ 220 millones adicionales, $ 120 millones fueron suministrados por el Tesoro Nacional, y el resto por YPF como adelanto por el canon de explotación¨.

En consecuencia, ¨lo que debe compararse entonces es el costo financiero de obtener el crédito del Banco de Santa Cruz. Pero Peralta suma los $ 120 millones nuevos con los $ 250 millones que ya debía la Provincia, y tenía que pagar de todos modos. Tomando los $ 120 millones del Tesoro, el ahorro fue de $ 28 millones, es decir, un ahorro para la provincia de $ 84 millones entre los años 2013 y 2015 gracias a las mejores condiciones financieras ofrecidas por el Tesoro Nacional¨ aclara.

¨Lo cierto es que, resulta difícil que alguien pueda tan siquiera pensar que desde el Gobierno Nacional se pretende perjudicar a Santa Cruz, cuando los hechos demuestran a las claras que se nos han brindado herramientas y oportunidades como nunca antes con otros Gobiernos Nacionales de todas las líneas y partidos políticos¨ continua el comunicado en referencia a la evidente diferencia que se está gestando entre el Gobierno nacional y el propio mandatario.

Desde la responsabilidad ¨que a cada uno de nosotros nos toca, como habitantes de esta querida Santa Cruz que supo dar dos Presidentes a nuestro país, resulta imperioso que nos involucremos, preguntemos y exijamos que no se confunda a la sociedad sólo por mezquinos intereses sectoriales o lo que es aún peor, personales¨.

Finalizando Besi expresa que ¨en lugar de exhibir tanta destreza en el manejo de la deuda financiera, el gobernador Peralta debería explicar cómo hizo para convertir a una Provincia próspera que ahorraba su superávit fiscal para convertirlo en obras de infraestructura, como lo fue Santa Cruz en la época de Néstor Kichner, en una provincia que empieza a destacarse como endeudadora serial y que marcha aceleradamente hacia la dependencia financiera. Y esto es un dato objetivo de la realidad, concreto y palpable. No es una simple opinión ni depende del cristal con que se lo mire¨.