Cantín: “Invocar a Néstor para esconder falencias propias, es oportunista e innecesario”

El intendente de Río Gallegos dijo que el gobernador utilizó el acto del 17de octubre para “agitar fantasmas destituyentes”.

lunes, 1 de abril de 2013 · 00:00

El intendente de la ciudad de Río Gallegos, Raúl Cantín indicó que se sintió sorprendido y preocupado respecto al discurso que el Gobernador de Santa Cruz, Daniel Peralta efectuó en ocasión del acto realizado ayer, en conmemoración del Día de la Lealtad.

En ese contexto, el mandatario municipal aseguró: “Los peronistas sabemos de qué hablamos cuando nos referimos a la lealtad, lo decimos entendiendo por esto un compromiso con un proyecto, que indefectiblemente tiene matices, pero guarda en su esencia un legado de compromiso responsable con las causas populares”.

“Esto lo digo con claridad –prosiguió Cantín- porque todo el mundo sabe de las diferencias de criterio que mantuve con Néstor Kirchner, pero también saben que esto no me llevó a abandonar un proyecto que nació en Santa Cruz, un proyecto nacional y popular que sacó al país de su peor crisis y que hoy continúa con contundencia Cristina. Por eso  invocar a Néstor en forma permanente para esconder falencias propias, es oportunista e innecesario, porque de nada vale enfervorizar a un grupo fragmentado del sindicalismo local para aumentar las tensiones y patear para adelante las soluciones que este tiempo necesita”.

Más adelante, Raúl Cantín sostuvo que “queda claro que Santa Cruz, como cualquier otra provincia no es una estancia, no hace falta que se remarque este aspecto que nos da nuestra organización política, claro que tenemos soberanía, pero esa soberanía nos compromete a ser responsables con las políticas que llevamos adelante y que deben ser acompañadas por los diversos poderes, con responsabilidad y compromiso. Tiene razón, no somos una estancia, pero tampoco somos un sindicato”.

Por último, el intendente de Río Gallegos concluyó “No me parece adecuado utilizar una fecha tan importante del peronismo, un día de festejo, solidaridad y reflexión,  para agitar fantasmas destituyentes o acusar a los compañeros de conductas obsecuentes”.