“Chupamedias” y “obsecuentes” de Cristina. Peralta y su ironía sobre la “capital del kirchnerismo”

 

El gobernador volvió a criticar a todos. Dijo nuevamente que “viene a pasear y defender el modelo” al referirse la presencia de autoridades nacionales  en Río Turbio. “Cuando la Presidenta de la Nación dice «a», rápidamente, van hasta la «z» con tal de ser los más obsecuentes”, fustigó.

 

lunes, 1 de abril de 2013 · 00:00

 

Antes de inaugurar las nuevas oficinas de DISTRIGAS S.A. y de entregar un nuevo camión de limpieza de redes cloacales y habilitar un nuevo galpón de la empresa de Servicios Públicos Sociedad del Estado (S.P.S.E.) en El Calafate, Daniel Peralta admitió «la verdad que esto (por el recibimiento) me emociona, porque venimos de semanas difíciles y meses complicados, y me parece que quieren que se nos complique más todavía el futuro».

Tras reconocer que «todavía tengo fuerza porque el pueblo me la da», sostuvo que «en contrapartida a ese apoyo quiero decir que nosotros no vamos a dejar de trabajar hasta el último momento de la gestión. Para mí, el último minuto de la gestión es el 10 de diciembre del 2015, y yo se que algunos quieren adelantarme los tiempos, están hablando de juicio político y de otras estratagemas legales, por eso, le pido al pueblo de Santa Cruz que con calma, con serenidad, con fortaleza y con visión de futuro defendamos lo nuestro y lo que la gente voto en el octubre del año pasado».

De esta manera apeló a que «luchemos por mantener las instituciones», y en ese contexto indicó que «quiero aclararles que nosotros no confundimos y no cambiamos de un día para el otro, agradecemos y somos respetuosos de los logros del gobierno nacional a partir de la visión que tuvo el ex presidente de la Nación, Néstor Carlos Kirchner. Nunca nos olvidamos de él, por lo menos yo nunca lo hago, pero hay algunos que quieren ser más «cristinistas» que la propia Cristina Fernández de Kirchner, que cuando la Presidenta de la Nación dice «a», rápidamente, van hasta la «z» con tal de ser los más obsecuentes».

«Con esa actitud –sostuvo- no tienen en cuenta ni la realidad ni la necesidad de la gente de Santa Cruz. No hace falta llamarse la «Capital Nacional del Kirchnerismo» o andar apretando gente para que ponga o saque un cartel, porque los peronistas sabemos que cuando viene la mala siempre quedamos los mismos: los más humildes, lo que tienen firmeza cuando levantan una bandera y los que no se compran ni se venden con nada».

De esta forma señaló que «el camino está marcado, el peronismo es un solo, un campo nacional donde recibimos amigos y amigas de otros partidos políticos que nos están acompañando en la gesta de levantar a Santa Cruz. No hay izquierdas ni derechas, nosotros tenemos una sola bandera que nos cobija, esa que tiene el sol y el Cerro Chaltén, el argumento que esgrimimos todos los días con fuerza para abrir la Casa de Gobierno tratando de llevarle soluciones al pueblo».

«Desgraciadamente –puntualizó- tenemos una Cámara de Diputados que se olvidó del rol que tiene que tener un legislador que es, simplemente, el de darle herramientas al gobierno provincial para gestionar, pero hoy tenemos a algunos diputados paseando por la Cuenca Carbonífera, hombres que cuando tuvimos catorce muertos en la mina de Río Turbio no fueron capaces ni de asomarse a la puerta de Julia Dufour».

«Ahí estábamos nosotros» recordó, al tiempo que expresó que «ahora vienen a pasear y a decir que hay que defender al modelo, en un lugar donde nadie está atacando al modelo, a la Presidenta de la Nación o a las bases fundamentales de desarrollo de nuestra provincia. Eso lo hacen los obsecuentes, los chupamedias y los tipos que no son capaces de decirle una sola letra a Cristina Fernández».

En este marco pidió que «estemos más juntos que nunca y estemos atentos a lo que puede pasar, porque lo único que queremos es que nos den los instrumentos para poder llevarle soluciones a la gente. Néstor Kirchner decía que un gobernador tiene que hacer un poquito más cada día para que alguien pueda vivir un cachito mejor, y eso tratamos de hacer cotidianamente».

Peralta manifestó que «las obras grandes están en la puerta de El Calafate, para las obras chicas que se arremanguen los concejales y el intendente para que se pongan a laburar con el Gobierno provincial para atender las necesidades que la gente tiene» y en ese marco sostuvo que «nosotros no confundimos, no le vamos a negar ninguna obra al intendente de El Calafate, Héctor Javier Belloni, porque él es la consecuencia de un modelo anterior, que inicio el ex jefe comunal, Néstor Méndez, que lo dejo como beneficiario de haber pasado de 5 mil a 15 mil contribuyentes. Por eso le pedimos que deje de lado la soberbia porque acá el Gobernador va a venir cuando la gente lo necesite, acá nadie es dueño de la voluntad del pueblo ni tampoco un patrón de estancia».

«Se lo digo a todos los intendentes de Santa Cruz, a aquellos que me reciben con los brazos abiertos y a los que me cierran la puerta, que yo entro por la puerta grande de los pueblos, acompañado por la gente» finalizó. (Foto Primicias Calafate).