La Cámara y sindicato de Comercio preparan una marcha contra Peralta

Así lo advierte una publicación del Diario La Nación. La nota, realizada por Mariela Arias, sostiene que la crisis económica logró "algo inédito en Santa Cruz: que empleados y empleadores se reúnan” para reclamar  al gobernador. El Estado le adeuda 500 millones de pesos al sector empresarial. También se hace mención al delicado estado de la salud y  el rol de  “La Cámpora”.

lunes, 1 de abril de 2013 · 00:00

 “Santa Cruz: crece el malestar de estatales y de comerciantes”, es el titulote la nota que hoy publica la corresponsal del Diario La Nación en la edición impresa del importante matutino.
La nota  destaca la "inminente" realización de una marcha por parte de la Cámara de Comercio, que lidera Daniel Cruces,  junto  al sindicato de Comercio, a cargo de Claudio Silva,  debido a la deuda que mantiene el Estado a proveedores, estimada en 500 millones de pesos  y por la cual podría resultar –de no hacerse efectiva- en posibles despidos de  empleados. 

La nota:

Con el rearmado de un nuevo gabinete después de las renuncias masivas y el anuncio de la liberación de fondos para el sector de la salud, el gobernador Daniel Peralta intenta retomar la iniciativa de gestión. Sin embargo, la tirante relación que mantiene con la Casa Rosada, las acuciantes deudas con los proveedores y las fuertes internas del kirchnerismo local mantienen en jaque a la gobernación.
La crisis económica ha logrado algo inédito en Santa Cruz: que empleados y empleadores se reúnan en un mismo reclamo contra Peralta.
Ambos sectores preparan una marcha para los próximos días, encabezados por la Cámara de Comercio de Río Gallegos y el sindicato de trabajadores del sector, para reclamar el pago de deudas que el gobierno mantiene con los proveedores

Según estimaciones del sector, la deuda alcanzaría los $ 500 millones. "El mayor miedo es que se concrete la emisión de bonos por parte del Estado, por eso es que queremos diálogo con el Estado, para saber cuál es la real posibilidad de pago", explicó a LA NACION Daniel Cruces, presidente de la Cámara de Comercio.

La marcha de comerciantes, empresarios y empleados aún no tiene fecha, pero sería inminente.

El promedio de atraso en el pago por parte del Estado con los acreedores es de siete meses, y la situación de algunos comerciantes es acuciante. En ese sentido, ya adelantaron que podría haber reducción de personal en el caso de que el gobierno no logre normalizar la cadena de pagos.

Sin embargo, la mayor energía del gobierno santacruceño ahora está volcada en recuperar el alicaído sistema de salud pública.

Anoche, la administración de Peralta anunció el pago de deudas por un total de $ 25 millones a distintos proveedores para priorizar el servicio de hospitales, farmacias, clínicas privadas en Río Gallegos y Buenos Aires, y a los tres colegios médicos de la provincia. Sólo en el último año se fueron 60 médicos de la provincia y desde la cartera de Salud se esperanzan en que con el aumento presupuestario se logrará frenar la partida de profesionales médicos.

Pero estos anuncios aún no han tenido el resultado esperado. "Me voy por la falta de desarrollo profesional, por la falta de competitividad salarial y el estancamiento en la capacitación", resumió ante LA NACION el cardiólogo Pablo Ortiz, secretario gremial de Aprosa, una agrupación gremial médica creada entre los profesionales santacruceños.

Mientras tanto, cada vez que tiene un contacto con la prensa Peralta reconoce que la situación en su provincia es "complicada".

"No son tiempos fáciles los que estamos viviendo y van a ser menos fáciles los que vienen", afirmó Peralta, aunque desde el gobierno confirmaron ayer que pasado mañana cobrarán sus haberes los jubilados provinciales.

Por ahora, las negociaciones por la renovación de los contratos petroleros con YPF que se llevaron adelante durante todo 2011 se encuentran en suspenso. Es la operadora presidida por Enrique Eskenazi la que ha adelantado fondos a la provincia en concepto de regalías petroleras para salvatajes en distintos momentos de crisis.

La Cámpora, crítica

La presencia de las Madres de Plaza de Mayo en esta capital provincial la semana última de la mano de la organización La Cámpora le dio una repentina exposición pública a la agrupación dirigida por Máximo Kirchner , que responsabiliza a Peralta por la crisis económica que vive la provincia.

Además, acusaron al gobernador de falta de gestión y de "evaporar los recursos de la provincia". En la marcha que las Madres realizaron en homenaje a Néstor Kirchner también reaparecieron funcionarios que habían renunciado a poco de asumir en la gestión de Peralta.

El mandatario fue dejado de lado en el homenaje, que también contó con el respaldo de Kolina, la agrupación que lidera Alicia Kirchner, y contó con una fuerte presencia de Los Muchachos Peronistas, la agrupación que dirige el ultrakirchnerista Rudy Ulloa.
Si bien trascendió días después, tras la crisis generada por el intento de ajuste al sector estatal también renunció la presidenta de la Casa de Santa Cruz en Buenos Aires. Se trata de Patricia Alzúa, esposa de Carlos Zannini, secretario de Legal y Técnica de la Presidencia y el hombre de mayor influencia en el gobierno nacional.

Un día antes de presentar su dimisión, Alzúa ordenó a los hospitales provinciales que suspendieran las derivaciones de pacientes médicos a Buenos Aires por la falta de pago de la obra social provincial. (Fuente: Mariela Arias-La Nación-)