Contreras impulsa beneplácito por expropiación de YPF

Ingresó en la Cámara de Diputados de la provincia de Santa Cruz un proyecto de autoría del diputado Rubén Contreras mediante el cual se busca declarar el beneplácito por la iniciativa del Ejecutivo Nacional de expropiar el 51% de las acciones de YPF.

lunes, 1 de abril de 2013 · 00:00

Esta iniciativa sería tratada en la próxima sesión ordinaria de la Cámara de Diputados y tiene como eje central el beneplácito por la decisión de Cristina Fernández, que fuera anunciada días atrás, y que consiste en la expropiación del 51% de las acciones de YPF, parte de las cuales serán distribuidas entre las provincias productoras de hidrocarburos, correspondiendo a Santa Cruz un rol clave en la nueva conformación de la empresa.

El proyecto de Contreras resalta la recuperación por parte del Estado de YPF, considerando que esta acción es “la continuidad, coherencia, y profundización del modelo, en defensa de los recursos de hidrocarburos y del futuro de los argentinos, siendo este el camino al autoabastecimiento”, y exhorta a los legisladores nacionales que representan a Santa Cruz a “respaldar con su voto la ley de nacionalización” que actualmente está siendo analizada en el Congreso.

En los fundamentos del proyecto, Rubén Contreras afirma que con la iniciativa del Ejecutivo Nacional se ha dado un “paso gigantesco” para recuperar los recursos del país y afirma que de esta forma se “apunta a lograr el ansiado autoabastecimiento en la materia, pero además (…) nos devuelve la propiedad de uno de nuestros más preciados recursos naturales orientando la gestión de la empresa en pos del crecimiento del país y su desarrollo económico”.

Seguidamente, Contreras expresa que “el anuncio de la recuperación por parte de la Nación Argentina del control de YPF se inscribe dentro de las mejores tradiciones de reafirmación de nuestra soberanía, las que darán lugar ha compensar de esta manera el daño infringido a un bien estratégico, como lo son nuestros recursos naturales” y asegura sentirse “orgulloso” por las acciones llevadas adelante por el Ejecutivo Nacional, al analizar que “veo que personalmente no estaba equivocado con mis convicciones y efectivamente declaraba en los medios que yo particularmente no le quitaría áreas a YPF, ya que mi deseo siempre fue ir por todo, y en poco tiempo esto se cumplió ya que Repsol no realizó inversiones, ni acompañó las políticas de crecimiento del Estado Nacional, por lo que correspondía y era mas que necesario tomar una medida de esta envergadura”.

Asimismo, el diputado Contreras afirma en los fundamentos de la iniciativa que “indudablemente esta reparación nacional, le guste a quien le guste, viene a fortalecer el Proyecto Nacional encabezado por la Presidenta, quien incesantemente ha venido profundizando un proceso de desarrollo productivo y redistributivo que repara, restituye y devuelve al pueblo argentino la justicia social, la soberanía política y la independencia económica” y asegura que “como militantes, como dirigentes políticos y como ciudadanos santacruceños sabemos, conocemos perfectamente y estamos identificados sin equívocos con el modelo nacional y popular instaurado por el compañero Presidente Dr. Néstor Carlos Kirchner y conducido actualmente por la compañera Cristina Fernández de Kirchner, celebramos con optimismo la iniciativa gubernamental y convocamos al pueblo todo a organizarse para dotar de sustento social este coraje político que conlleva afrontar a las corporaciones locales y extranjeras que operan en la esfera de la producción petrolera”.

Finalmente, en los fundamentos del proyecto, el diputado Contreras hace referencia al gobierno español, que “en una actitud de bravucones ahora quiere apelar a sus secuaces para doblegar la legítima y autónoma decisión de nuestro Gobierno Nacional de proteger sus intereses internos, frente a la desleal actitud de una empresa privada que está perjudicando notablemente el normal desarrollo de este país. Repsol, quien hasta hace un par de días operaba en Argentina, ha disminuido la explotación del petróleo, obligando la importación de este vital producto para el desarrollo de la industria”, considerando que la empresa española tuvo una “estrategia depredatoria, cortoplacista y especulativa”.