Cotillo y Córdoba ahora se pelean por un acueducto

El Vicegobernador Fernando Cotillo manifestó su preocupación, al conocer que desde la administración municipal de Caleta Olivia se pretende dejar de lado un proyecto aprobado y financiado por el ENHOSA, ya licitado, y que aportaría a la comunidad entre 6 mil y 7 mil metros cúbicos diarios de agua potable.

lunes, 1 de abril de 2013 · 00:00

 

El proyecto de desarrollo de un acueducto, desde los posos de captación de agua potable en Cañadón Seco hasta Caleta Olivia, fue diseñado por el área de Ingeniería de Obras de la empresa estatal de Servicios Públicos, en función de los informes y la tarea desarrollada desde la gerencia de la compañía en Cañadón Seco. El actual Vicegobernador Fernando Cotillo, por entonces Intendente de la ciudad del Gorosito, realizó las gestiones correspondientes por ante autoridades del Ente Nacional de Obras Hídricas y de Saneamiento (ENOHSA). La suma de todos estos factores determinó que el ente nacional apruebe el financiamiento de 14 millones de pesos que demanda la obra, convirtiéndose en el mayor acuerdo firmado por el ENHOSA de forma directa con una Municipalidad desde el 2003 a la fecha. La instalación del acueducto fue ya licitada y adjudicada, y antes del cambio de autoridades del pasado 12 de diciembre, estaba todo listo para comenzar. Solo resta que la Municipalidad solicite el anticipo financiero al organismo nacional para iniciar la obra.

“Primero debatimos y consensuamos la idea con actores sociales de Caleta Olivia, vecinos y entidades intermedias. Presentamos el anteproyecto y se lo explicamos a las autoridades del ENHOSA, sumando certezas a la viabilidad de lo que pretendíamos. Lo aceptaron y nos dijeron que trabajemos en el Proyecto. Lo hicimos a través de Servicios Públicos y fue aprobado por el organismo Nacional. En consecuencia se firmo el convenio marco que nos habilito a licitar. Lo hicimos y la obra está adjudicada. Trabajamos mucho desde el municipio, con los vecinos, y con los Diputados Rubén Contreras y Eugenio Quiroga para que este aporte de agua potable sea posible”, explicó acerca del proceso de gestión el Vicegobernador Fernando Cotillo.

No obstante estos datos, recientes declaraciones públicas del Intendente José Córdoba, parecen dar por tierra con la posibilidad de contar con entre 6000 y 7000 metros cúbicos de agua potable por día; que es el caudal que aportaría la intervención en Cañadón Seco. El Vicegobernador recibió esta noticia y, según precisó más tarde, “no lo podía creer, porque pueden existir diferencias políticas pero no las podemos sostener a cualquier costo. Acá está en juego un aporte más que importante de agua potable, la ciudad la necesita, y para logarlo es preciso invertir. Esa inversión está garantizada por el ENHOSA, y un capricho pueril no puede privar a toda una comunidad de un aliciente a la problemática. Si bien la solución definitiva vendrá de la mano del acueducto del Lago Buenos Aires, en tanto no lo tengamos debemos realizar todo cuanto esté a nuestro alcance para que los vecinos no sufran la falta de agua. No ejecutar el proyecto es condenar al a ciudad a soportar carencias que pueden ser saneadas, y nadie en sus cabales puede pergeñar tamaña falta de respeto a la comunidad”, indicó.”, manifestó.

La “nueva idea” que propone al administración municipal a través de sus funcionarios, es explotar los acuíferos de Meseta Espinosa. Vale aclarar que la intención de un desarrollo en ese sector también fue un aporte de SPSE distrito Cañadón Seco; y que, inclusive, se realizaron diversos encuentros con el propietario de la estancia que lo contiene. No obstante, la intención de llevar adelante un emprendimiento comercial por parte del estanciero, imposibilitó que se continuara avanzando en tal sentido.

El proyecto

Según la información recabada, y pese a las declaraciones de Córdoba, desde Servicios Públicos Sociedad del Estado se participó en todo momento de la gestión llevada adelante por Cotillo. 23 planos de obra fueron elaborados por el sector de Ingeniería de Obras de la empresa, y enviados por la Gerencia General de Saneamiento para su presentación por ante el ENHOSA. El trabajo de campo implicó la intervención del personal de SPSE Cañadón Seco.

Poco tiempo atrás, la firma YPF SA controlaba los posos de captación de agua potable de Cañadón Seco. El aporte al pueblo surgía del sobrante de caudal que la actividad de la petrolera generaba. Hace algunos meses, por gestiones de Cotillo y el gerente Eduardo Cádiz, previo control de cantidad y calidad del vital elemento, YPF cedió el control de 8 posos de agua a SPSE. En un segundo acuerdo, se firmó el traspaso de 12 posos más. Al caudal que estos pueden proporcionar, según el proyecto aprobado en el ENHOSA, se suman 10 perforaciones más. Unos 30 posos de agua potable aportarían de esta manera unos 2000 metros cúbicos a Cañadón Seco, llenando su reserva; y alimentaría de forma continua, vía un ducto en PVC que se instalaría en la traza del viejo acueducto que alimentaba el barrio 26 de Junio, el sistema de distribución de Caleta Olivia. Este aporte ingresaría por la cisterna de almacenaje del barrio 3 de Febrero, y consistiría entre 6000 y 7000 metros cúbicos por día.

Posibles resultados

De construirse al acueducto, entre el aporte de Cañadón Seco y los posos activos en Cañadón Quinta, sumarían un caudal diario de alrededor de 14 mil metros cúbicos diarios. Esta cantidad de agua potable se acerca a los 16 mil metros cúbicos diarios que aporta el acueducto del Lago Musters, controlado por la Sociedad Cooperativa de Comodoro Rivadavia, y en suma se estaría proporcionando a la comunidad un total de 30 mil cúbicos por día. “Esta es la forma de transitar hacia la solución definitiva, que repito que es el acueducto del Lago Buenos Aires, que nos brindaría una mayor tranquilidad  a los habitantes de una ciudad que crece muy rápidamente en materia demográfica y en demanda de servicios. No tenemos que ser necios, ni condenar a la comunidad por mezquindades políticas. Está bien desarrollar cualquier otro proyecto alternativo, pero no podemos dejar caer una realidad que tiene financiación garantizada y hasta está licitada. Le pido al Intendente Córdoba que deje de llevar adelante la triste política del miente, miente que algo quedará; y no nos condene a los caletenses a soportar la carencia de agua cuando tiene la manera de evitarlo en la mano”, culminó el Vicegobernador.