Un espiral sin salida y la gestión ausente

El atraso, cada vez mayor, del cronograma de pago de los salarios de los trabajadores y jubilados provinciales es una pesada mochila  que carga la gestión Peralta desde el mes de enero de este año. La falta de gestión es cada vez más explícita. Pese a lo manifestado por el gobernador, será muy difícil que la provincia salga de la grave crisis económica por la cual atraviesa. 
lunes, 1 de abril de 2013 · 00:00
En  los primeros cinco meses de este año  se comprueba con preocupación que los números de la economía de Santa Cruz  están cada vez más desequilibrados y la provincia depende cada vez más de la ayuda del gobierno nacional, a pesar de lo que sostiene el gobernador Peralta.
Se  ha aumentado la deuda (800 millones de pesos) y en consecuencia se ha agravado el condicionamiento económico que tiene la provincia  y  esto no es más que otra prueba fehaciente de que están acumulando problemas económicos hacia delante.
La falta de gestión, en una provincia  que era previsible hasta el mes de octubre de 2011, está incidiendo  en la  ya deficitaria prestación de los servicios de salud, educación y seguridad, y va a determinar que sea muy difícil que el gobierno otorgue  aumentos a los sectores que les corresponden. 
Todos los datos indican que la deuda, lejos de disminuir, lamentablemente, en este ejercicio 2012 va a seguir aumentando este enorme desequilibrio económico y financiero de la administración actual y esto no tiene otro destino que repercutir negativamente en la vida de todos los santacruceños. (El Diario Nuevo Día)