La foto, el tiempo y las palabras de Virginia y Daniel

 

"No podemos permitir es que nos vengan a decir con el dedo quienes van a ser los diputados nacionales por Santa Cruz". Daniel Peralta , jueves 28 de marzo.

El tiempo pone las cosas en su lugar, dicen.  Quizás sea el caso del gobernador  Daniel Peralta y de Virginia García,  cuñada de Máximo Kirchner,   y ex candidata a senadora en las elecciones legislativas del 2.011.

El jueves por la tarde, la referente de “La Cámpora” Santa Cruz, quien casi no emitió opinión alguna en  años,  apuntó contra  el mandatario. Era esperado  y casi obvio, la repsuesta  vino de forma inmediata por la entrevista que el gobernador concedió  la noche anterior al programa “A dos voces”, que se emite por TN.

“Nosotros deberíamos preguntarle a él (Peralta)con quien quiere hacer política, porque hay una agresión permanente a las mujeres por ser mujeres  a los jóvenes por ser jóvenes con lo cual habría que preguntarse con quiere construir su espacio político el gobernador”, dijo García en los micrófonos de Tiempo FM.  Y se  preguntó: “¿Que ha hecho peralta en estos años?, sino esta garantizada la salud, la educación, no hay entrega de viviendas, esto no es una interna política son datos de la realidad”.

El 25 de junio  del 2.011, en el local partidario del PJ, una distentida Virginia García   y un no tanto Daniel Peralta-  el mandatario afrontaba el conflicto docente (y  había otorgado un aumento por decreto hacia pocos días)-  convocaron a la prensa para dar a conocer la lista de los candidatos a senadores y diputados de lo que era, hasta ese momento, un Justicialismo “unido”.  Era sábado  por la tarde y a las 00:00 culminaba el plazo en la justicia electoral para la presentación de  candidatos.

“Es una lista que mezcla jóvenes con no tan jóvenes y que es federal. No sólo incluye la capital sino también a distintas localidades de Santa  Cruz, y forma parte de la estrategia nuestra que después se va a completar en la lista a diputados de distrito y en fórmula del vicegobernador cuando hagamos la ingeniería política más adelante que será en dos o tres semanas. Esta es la gente que acompañará a Cristina en el Congreso Nacional y obviamente con toda la expectativa de que ganemos”, precisó  Peralta ese frío sábado.

La lista hablaba por sí sola, y fue confeccionada por Cristina Kirchner y supuestamente  con un par de nombres sugeridos por el propio mandatario. Si no, se explicarían algunos nombres.  Quien fue en ese  momento   jefe de Gabinete, Pablo González, encabezó la lista de candidato a senador;   también  Maria Esther Labado, a quien Peralta le recordó que integró la candidatura   gracias a “su sugerencia”; y obviamente  Virginia García.

El banco de  candidatos suplentes lo integró Selsa Hernández, diputada que responde  al Ejecutivo, y  nada  más y nada menos que Daniel  Slopper, actual ministro de Gobierno.

( La lista de diputados nacionales, fue encabezada por Mario Alfredo Metaza, Ana María Ianni,. Suplentes: Mirta Rojas y Pedro Bodlovic (Hijo)).

Pero Virginia algo de razón tiene, quizás no respecto a la agresión  hacia jóvenes y mujeres, ya que el gobernador no discriminó  a nadie a la hora de fustigar a sus adversarios  desde la ruptura con el kirchenismo, que según él, no lo quiere.  Sobre su gestión, mucho no hay para detallar:  el Ejecutivo brilló por su ausencia, salvo en los últimos meses en los cuales  Peralta recordó que debía recorrer  el interior provincial.  La falta  de gestión fue aún peor  cuando Virginia se sentó al lado suyo, con un póster gigante de Néstor  y Cristina detrás. Era otra realidad, con  un escenario, una épica  y una foto  armada.

Peralta era un mal necesario . Pero ahora, no sirve más.

"Uno entiende que la política es justamente eso, discutir espacios pero no generar enemigos, tener adversarios no enemigos. La palabra enemigo, la palabra traidor, las palabras que nos hicieron mucho mal durante tanto tiempo hay que desterrarlas del vocabulario no sólo del peronismo sino de la vida democrática" expresó el  gobernador hace pocos días.

En la vigilia de la interna del PJ, todo se transforma pero para el lado más conveniente. Pone  no solo  las cosas en su lugar, sino que también da importancia a las palabras,  porque  enemigo es sinónimo de adversario, no solo según la Real Academia Española, sino también según el PJ.  (Por J.A.V para El Diario Nuevo Día).

 

lunes, 1 de abril de 2013 · 00:00