Al Frente, Pero con Victoria

 

Fue el único y el primero en decir que hubo un intento de desestabilizar al gobernador aquel 29 de diciembre del 2.011, cuando el envío del paquete de medias económicas fuera  rechazado adentro y fuera de la legislatura por los diputados, en lo que fue la primera muestra concreta de la interna del PJ. Pero además logró acercar a los delegados efectivos con el mandatario provincial.

 

lunes, 1 de abril de 2013 · 00:00

 

Fue el único y el primero en decir que hubo un intento de desestabilizar al gobernador aquel 29 de diciembre del 2.011, cuando el envío del paquete de medias económicas fuera  rechazado adentro y fuera de la legislatura por los diputados, en lo que fue la primera muestra concreta de la interna del PJ.  Pero además logró acercar a los delegados efectivos con el mandatario provincial, en un conflicto que llegó a los 20 días y que parecía dar vueltas sobre el mismo lugar.

No por nada Peralta le agradeció públicamente.

Dos años antes de que comience  el 2.012, los graves incidentes  provocaron que intervenga en un conflicto que casi deriva en una anarquía institucional, luego de la renuncia de casi todos los ministros de Daniel Peralta. Se sentó con los gremios de la Mesa de Unidad Sindical, y acordó una “salida consensuada” sobretodo para la confección de la nueva reforma Previsional, cuya polémica ley aumentaba la edad jubilatoria.

El diputado Alejandro Victoria,  fue, volvió y quizás volverá a  ser el mediador de Peralta.

Pero Victoria no es un funcionario ultra peraltista, y quizás tampoco ultra kirchnerista, más allá de que en el recinto ha votado en contra de su voluntad, como cuando no levantó la mano a favor del  tratamiento de proyectos que pedían investigar el uso de pauta publicitaria, o cuando la oposición solicitó repudiará  la violencia contra docentes y estatales por la  golpiza de la UCR el 12 de abril del 2.011.

Victoria tiene un currículo llamativo: es el único legislador que fue re-releecto- va por su tercer periodo- y nunca falto a una sesión.

Tiene esas contradicciones. Por ejemplo, fue el único legislador que advirtió la necesidad de contar con un Centro Asistencial para el suicidio, cuyo proyecto presento en el 2.005, y nunca fue tratado. Tal es así., que la propuesta feneció en comisiones y dos años después –sin inmutarse- volvió a presentarlo

Victoria es así. No es revolucionario, no destaca, pero tampoco podría decirse que es genuflexo. Y aunque pareciera,  no pasa desapercibido. Al igual que Puerto Santa Cruz, comuna que representa,  no es un funcionario conflictivo.

Hoy es- en un gobierno que no confía en su principal dirigente- la única carta de “confianza” del  mandatario. Peralta hasta ahora  demostró que iba al frente, pero con Victoria. (El Diario Nuevo Día).