El Gobierno llamará a paritarias con docentes la semana que viene

Esta mañana, en su despacho de Casa de Gobierno, el gobernador Daniel Román Peralta, entregó aportes a distintas entidades intermedias de nuestro medio. Tras la ceremonia, el mandatario provincial, indicó que la semana que viene convocarán a una nueva reunión de paritaria con los docentes, desmintió su renuncia y también hablo del paro petrolero.
Peralta

lunes, 1 de abril de 2013 · 00:00

En la mañana de hoy, el gobernador Peralta se refirió al conflicto docente y sostuvo: «nosotros vamos a poner todo el esfuerzo, pero tiene que haber comprensión del otro sector también, hay una barrera en lo económico que nosotros no podemos torcer porque es la realidad que tenemos y que ahora se agravó con el paro del sector petrolero».
«Es una realidad –enfatizó- que se da en los números y que va a impactar muy fuerte el mes que viene en nuestra economía. Nosotros necesitamos sostener el vínculo con el gobierno nacional porque vamos a precisar de apoyo y ayuda,  y por otro lado, tenemos que buscar los puntos en donde podamos retomar lo que la sociedad de Santa Cruz esta pidiendo, que nos sentemos a dialogar sin necesidad del insulto o del agravio».
De esta manera, el mandatario provincial manifestó que «las alternativas están dadas en la mesa paritaria, que es el ámbito institucional correcto. Nosotros estamos evaluando, para la semana que viene, convocar a la paritaria del sector docente, no entiendo la posición de A.T.E. porque la paritaria de la administración central tuvo resultados y es democrático aceptarlo, y no es descalificando a los sindicatos que firmaron el acuerdo como se debe actuar».
En ese sentido dijo que «yo voy a hacer una contribución a la paz social, no le voy a contestar a Alejandro Garzón (Secretario General de A.T.E. Santa Cruz), porque la verdad es que hay cosas que él plantea que son dignas de un boxeador más que un dirigente sindical, así que no voy a responder provocaciones. El discurso es muy lindo cuando se dice delante de cuarenta o cincuenta personas que te aplauden, ahora hay que sostenerlo después con el trabajo y la realidad, tomando en cuenta si queremos o no hacerle bien a nuestros afiliados».
«En este caso –subrayó- no se está aceptando una resolución que otros sindicatos aceptaron, claramente rompe el mecanismo de la paritaria, y eso se traduce en pérdidas para los trabajadores con el descuento de los días no trabajados y en la falta de atención en nuestros hospitales para la gente que más lo necesita».
Peralta fue contundente al expresar que «nosotros no renegamos del diálogo como mecanismo de negociación, esperamos que haya racionalidad y que no se confunda el año electoral y las ganas de llevar agua para algún molino con los desafíos que se plantean a la hora de buscar soluciones para los problemas que tiene la gente. La paritaria no es solamente salarios, hay cosas con las que hay que trabajar incluido el convenio colectivo central y las paritarias sectoriales, y para eso tenemos que hacer un esfuerzo».
Volviendo al sector docente, indicó que «lo que hay que hacer, si están pidiendo paritarias, a las que nosotros vamos a convocar la semana que viene, es sentarnos en esa mesa y hablar de lo que tenemos que hablar. No se puede decir que se va a levantar el paro cuando los hechos de 28 de Noviembre tengan resolución efectiva, cualquiera que entiende algo de cómo funciona el sistema judicial sabe que son varios meses y con eso podemos perder el año lectivo, con el impacto negativo que eso puede tener en los chicos».
«Hay que evitar las confrontaciones estériles y las presiones» señaló, al tiempo que informó que «hay denuncias de algunos docentes en Las Heras y Pico Truncado por presiones.  Esperamos que eso no se traduzca en una cadena para sostener la medida de fuerza porque sino estaríamos haciendo aquello que cuestionamos».
El gobernador Peralta concluyó sosteniendo que «estamos dispuestos a dialogar con el sector docente todas las veces que sea necesario, pero si nos sentamos con el 50 por ciento y el esclarecimiento de los hechos de 28 de Noviembre como punto de partida para levantar el paro, claramente, esa reunión paritaria no va a llegar a buen fin. Todos tenemos que hacer esfuerzo, especialmente, aquellos que queremos recobrar la normalidad institucional que por estas horas pasa por el problema que tenemos en el sector petrolero que pone en riesgo muchas cosas y por otro lado los chicos que están perdiendo clases y eso es irrecuperable».

Ninguna renuncia
Con respecto a los rumores que esta mañana daban cuenta de una posible renuncia del gobernador Daniel Peralta, el titular del Poder Ejecutivo Provincial (P.E.P.) fue taxativo al señalar que «a mi la gente de Santa Cruz me eligió para gobernar hasta el 10 de diciembre del 2011 y yo no me escapo de la responsabilidad que me dio el pueblo de la Provincia. Mientras más dificultades tenga mas fuerte va a estar este mandatario provincial, porque para eso me votó la gente».
De esta manera sostuvo que «creo que este tipo de rumores intencionados forman parte de esto que yo denomino una «campaña de desestabilización» que se desprende del discurso de algunos. No se va a dar lo que pasó en el 2007, yo voy a ser gobernador hasta el último día de mi gestión, y me parece que esas voces van a tener que ir acallándose despacito por la contundencia de los hechos».
En este contexto insistió en que «mientras más dificultades tengamos, la gente más me va a tener en la Casa de Gobierno. Esa es mi voluntad y la decisión política del pueblo de Santa Cruz, yo no abandono responsabilidades».

Paro petrolero:

En relación a la continuidad del paro petrolero, luego de que trabajadores del sector no aceptaron el acuerdo al que se había arribado ayer por diferencias con la conducción gremial del Sindicato del Petróleo y Gas Privado de Santa Cruz, cuyo Secretario General es Héctor Segovia, el gobernador Peralta indicó que «tomamos muy mal esta novedad. Yo quiero ser muy claro porque me preocupa mucho la situación que se planteo con esta decisión, tenemos un acuerdo que suscribieron los delegados sindicales que viajaron a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, pero que es desconocida por los trabajadores. Esto pone en riesgo miles de puestos de trabajo porque se plantea una situación cercana a la ilegalidad en la medida».
Por otra parte recordó que «además produce pérdidas multimillonarias para el país, estimadas en más de 260 millones de dólares lo que se perdió hasta el momento, y para la provincia de Santa Cruz significa un daño irreparable. Con lo cual estamos en una situación en donde lo único que nos queda es pedirle a los trabajadores petroleros que reflexionen, si hay diferencias internas que parecen insalvables les pido que las resuelvan dentro del marco estatutario que da la misma organización gremial».
De esta forma aseguró que «de seguir así estamos en un estado de anarquía que, como dije antes, lo primero que pone en riesgo son los puestos de trabajo de la gente. Después, las economías regionales, y esto es insostenible. Yo se que se pide la renuncia del Secretario General, en tanto, el Secretario General dice que tiene parte de la Comisión Directiva con él, y en realidad, lo que nosotros vemos es que hay un estado de anarquía que no va a conducir a nada y que lo que va a hacer es profundizar la diferencia».
«Es un estado de anarquía que no puede seguir así» puntualizó, al tiempo que destacó que «los trabajadores petroleros de Santa Cruz tienen que tomar una determinación, tienen que establecer un mecanismo que nos permita a nosotros ayudarlos hasta donde podemos, cada vez es menor ese margen y cada vez mayor la diferencia que se hace, porque los estados anárquicos no conducen a nada, simplemente, le hacen el juego a los sectores que están trabajando para desestabilizar».
Por este motivo, el mandatario pidió «reflexión, serenidad y, por sobre todas las cosas, que vuelvan al trabajo», y al respecto recalcó que «las diferencias internas se pueden resolver en el marco estatutario que da la propia organización gremial y la legislación laboral vigente, lo que no se puede hacer es mantener paralizada la economía de la provincia, hacerle un daño a la economía del país y, por sobre todas las cosas, poner en riesgo hasta la personería gremial del sindicato, porque así se van a quedar sin ninguna protección legal».

«Hay que evitar confrontaciones»

Más adelante, el gobernador subrayó la necesidad de «evitar confrontaciones», al ser consultado sobre hechos que enfrentan a distintos sectores, como por ejemplo, el escrache al que fueron sometidos trabajadores de la U.O.C.R.A. en Río Turbio mientras estaban siendo entrevistados por una emisora local o el anuncio del Delegado Normalizador de ese gremio, Carlos García, de regresar este jueves a Santa Cruz para «contribuir a la paz social».
Peralta señaló que «cosas como estas en nada protegen la paz social» y en ese sentido reiteró que «lo que hay que hacer es evitar confrontaciones, y cuando digo esto, lo digo para todo el mundo. Lo creo que hay que hacer es poner un marco de racionalidad en las diferencias que existen y que van a seguir existiendo. Lo que tenemos que tratar en conjunto es que las diferencias no se sigan profundizando porque lo único que hacen es dañar el tejido social».
En ese contexto acotó que «nosotros tenemos que trabajar para que eso no pase, porque eso pone en riesgo la convivencia de los santacruceños. Yo le pido a todos un grado de prudencia desde la palabra a los hechos y que toda acción venga acompañada de acciones concretas. Creo que la palabra clave es trabajar, retomar la normalidad que teníamos hasta hace poco y llevarla tranquilidad a la comunidad santacruceña, que es la que está siendo afectada de una o de otra manera, porque muchas veces se plantea que hay que decidir si se está con unos o con otros, eso es algo que hay que evitar y poner por sobre todas las cosas el bien común».
«El bien común –continúo- indica que tiene que volver la normalidad a las aulas para que nuestros chicos tengan clases, que los trabajadores de la construcción tienen que dedicarse a trabajar en las obras planificadas para el futuro de nuestra provincia y que la dirigencia política en general tiene que poner un grado de reflexión en sus palabras para ayudar a la gobernabilidad».