González habló de coparticipación, médicos, los diputados y la ADOSAC

Desde Capital Federal, el jefe de Gabinete de Ministros, Pablo González, abordó varios temas, entre ellos, la responsabilidad fiscal de los municipios, las declaraciones del Intendente Belloni,la situación de los médicos y cargó contra el Secretario General de ADOSAC. 

lunes, 1 de abril de 2013 · 00:00

 

Consultado sobre declaraciones el intendente de El Calafate, Javier Belloni, quien ayer señaló que no está recibiendo del Estado provincial los fondos que corresponden al concepto Aportes para Déficit, el funcionario indicó que «estoy viendo a algunos intendentes que han expresado su disconformidad en función de lo que ellos denominan un retraso en el pago de ítem, entre ellos, el Jefe comunal de la Villa Turística, quien dijo ante los medios que la Provincia estaba retrasada en el pago de este rubro y que, como él tenía una buena administración, había podido pagar los sueldos en tiempo».
En este contexto aclaró que «primero quiero decir que el intendente de El Calafate es un muy buen Jefe comunal, pero en segundo lugar, tengo que recordarle que tiene déficit. Yo creo que si uno tiene una correcta administración no necesita aportes para déficit, si hay déficit es porque te ingresa menos de lo que gastás. Esto que digo parece de perogrullo, pero lo digo porque hoy hemos conocido que hay diputados provinciales, incluso de nuestro propio partido, que han puesto sobre el tapete la discusión de una ley que garantice los Aportes para Déficit, y a mi me parece que el debate es mucho más profundo y tiene que ver con la responsabilidad fiscal de cada municipio».
Antes de continuar explicó que «La Ley 1494 prevee una distribución de ingresos de coparticipación que está basado sobre un siete por ciento de ingresos por regalías que recibe el Estado provincial y que se depositan automáticamente en las cuentas de cada comuna, un once por ciento del total de  ingresos de coparticipación nacional que recibe Santa Cruz y que también se deposita automáticamente en los municipios, y un porcentaje que está determinado en esa misma norma y que tiene que ver con la recaudación que tiene el Estado provincial a través  de la Secretaria de Estado de Ingresos Públicos».

Debate

Por esa razón, sintetizó sosteniendo que «entonces nosotros creemos que el debate que se viene es clarificar y transparentar estas transferencias, porque en caso de ser necesario el Estado provincial, obviamente, tiene que acudir, pero lo que no podemos permitir es que los municipios ahorren en función de lo que la Provincia le transfiere por déficit. El gobierno tiene que garantizar la salud, la educación, la justicia y la seguridad de todos los habitantes de Santa Cruz, y si siempre hay que atender los déficit de las comunas no va a contar con los fondos para hacer frente a estas obligaciones básicas».
Tras destacar que «la coparticipación también ha aumentado», dijo que «si bien es cierto que las localidades tienen más población, también la Provincia tiene que afrontar los desafíos del crecimiento, no podemos olvidar que Santa Cruz creció el doble en estos últimos diez años si tomando como referencia el parámetro medio nacional, eso implica que si bien los intendentes tienen que atender mayores exigencias en concepto de infraestructura y servicios, es menester comprender igualmente que el Estado santacruceño tiene que hacer lo mismo, y lo está haciendo».
«Si uno –señaló- es un buen intendente y un correcto administrador, la lógica indicaría que no necesita Aportes para Déficit. Sin hacer nombres propios quiero decir que hay intendentes que para evitar conflictos con los sindicatos municipales han acordado aumentos o incrementos de determinados plus, y a mi me parece que no es correcto que la generalidad de los habitantes de Santa Cruz, a través de esa transferencia de Aportes para Déficit, estén pagando los acuerdos particulares».

Salud: «Somos conscientes del problema »

Respecto a la situación del sistema de salud provincial, González reconoció que «es cierto aquello que se señala respecto a la falta de profesionales en algunas especialidades, lo cierto es que el crecimiento del país y la mejora de las condiciones económicas de muchas provincias determinó que lo que antes era un aliciente para que vinieran médicos de otros lugares, traducido en el nivel remunerativo, la situación de Argentina hizo que esa brecha se acortara, con lo cual muchos profesionales se han ido de Santa Cruz o hayan emigrado al sector privado».
De esta forma admitió que «nosotros tenemos que rectificar la política de salud pública y lo estamos haciendo a través del Plan de Salud Pública que el ministro de Salud, Sergio Vuckovic, está preparando para la próxima etapa de este gobierno, en tanto, sabemos que hay que tomar medidas urgentes y estas ya han sido delineadas en las reuniones que hemos tenido con el área, encuentros en los que buscamos encontrar medidas para contener a los profesionales en el sistema bajo la característica full time».
Después de informar que «empezó a realizar las transferencias necesarias a través de ahorros que se han hecho en el erario público para cancelar obligaciones del sistema», puntualizó que «hay que preparar este plan estratégico hacia futuro, donde se priorice y privilegie la salud pública como política del Estado provincial y donde el sistema privado sea una rueda de auxilio para un sistema público que debe funcionar de la mejor manera».

Para ADOSAC también

Creo que el gobernador Daniel Peralta necesita ideas nuevas porque son cuatro años muy importantes los que vienen, hay mucho por hacer y también por enfrentar, por ejemplo, ya estamos viendo a los profetas de las catástrofes, como el actual Secretario General de la ADOSAC (Asociación Docentes de Santa Cruz), Pedro Muñoz, quien ya anunció que el 13 de febrero del año que viene no van a estar dadas las condiciones para iniciar las clases, cosa que hizo el año pasado, cuando en el mes de diciembre le avisó a todo el pueblo de Santa Cruz que las clases no iban a dar comienzo durante este Ciclo Lectivo».
«Hace –cuestionó- una crítica ambigua y genérica del Calendario Escolar que se diseñó consensuado con especialistas del Ministerio de Trabajo de la Nación, y creo que en sus comentarios se trasluce una crítica política como, lamentablemente, lo hizo siempre lamentablemente. Nuestros chicos perdieron muchos días de clases y me parece que habría que dejar de lado el ego o el pensamiento político contrario al gobierno, y pensar más en los estudiantes que están terminando con problemas este año escolar».