Hassan y un triste rótulo

En horas del mediodía de hoy el actual Jefe de Policía Crio Gral Alejandro Martín y el futuro Jefe de Policía, Crio Mayor Jorge Hassan visitaron al Gobernador Peralta en su despacho de casa de gobierno.

lunes, 1 de abril de 2013 · 00:00

 

Jorge Hassan será a partir de mañana el nuevo jefe de la policía de la provincia de Santa Cruz. El jefe policial que asumirá el cargo mañana después de las 20:00 horas en una ceremonia que se realizará en la Jefatura de Policía  tiene el triste rótulo de haber sido el  jefe del operativo de seguridad que terminó con una veintena de trabajadores heridos por balas de goma el 9 de mayo de 2007 y que derivó en la renuncia del entonces gobernador Carlos Sancho.
Hassan quien se desempeñó hasta ayer como jefe de la Unidad  Regional Norte de la fuerza policial. Sucederá al actual Jefe de Policía Crio Gral Alejandro Martín.
 
De nuestro archivo

El 9 de mayo de 2007

Veinte empleados municipales resultaron heridos luego de ser emboscados  por la  Policía de Santa Cruz, cuyos efectivos dispararon con gases lacrimógenos y balas de goma durante una movilización.
Dos de los heridos fueron internados en el Hospital Regional de Río Gallegos, uno de ellos con una seria lesión en el pie derecho que la jefa de Guardia, Alicia Cambpell, atribuyó a un impacto de
arma de fuego, pese a que el Gobierno provincial lo negó y dijo que fue efectuada con una barreta.
Miguel Ángel Aranda fue operado mientras que Juan Carlos Ibáñez recibió tres impactos de bala de goma en el rostro y brazo y también debió ser intervenido quirúrgicamente.
La movilización fue organizada por el Sindicato de Obreros y Empleados Municipales de Santa Cruz, en el marco de un paro por 24 horas.
La intención original era entregar un petitorio a las autoridades municipales y concejales reiterando su reclamo del pase al básico de las sumas remunerativas al tiempo que la intención final era marchar hasta la Casa de Gobierno dónde se entregaría copia del petitorio.
Unos 300 municipales se concentraron frente al edificio Municipal, ubicado en la Avenida San Martín, esquina Maipú a la espera de la llegada de la columna mayor de trabajadores, que marchaban a pie desde el Corralón Municipal.
Con ellos traían, como lo hacen  habitualmente en cada manifestación, varias maquinarias pesadas, que son las que utilizan para cortar la calle en cada esquina de la cuadra del edificio municipal.

Emboscados

Cuando estaban a una cuadra del Municipio, unos 40 policías equipados con los equipos antimotines, cortaron el paso del carril por donde circulaba la maquinaria, impidiéndoles continuar.
Se vivieron allí momentos de mucha confusión que comenzó con el lanzamiento de una bomba de gas lacrimógeno y, mientras los manifestantes corrían en búsqueda de resguardo, comenzaron a escucharse disparos de bala de goma. Biott responsabilizó por los incidentes al jefe de Policía local, Wilfredo Roque, y expresó que uno de los heridos "tiene un pie destrozado por una bala de plomo".
"El resto tenemos balas de goma en la cara, en la espalda, en el cuerpo, en todos lados", sostuvo el sindicalista, quien resultó herido en ambos brazos. Lo que viene será parte de una nueva historia.  (El Diario Nuevo Día)