¿INADI para todos?

El Instituto contra la xenofobia intervino de oficio por un artículo periodístico, pero hace la vista gorda en cuestiones que tienen que ver con  su función específica. Por el supuesto caso de xenofobia se cerró un portal de información.Lea la nota que causó la polémica.

lunes, 1 de abril de 2013 · 00:00

 

El INADI actuará de oficio luego de las denuncias que efectuará el actual Ministro de Gobierno y electo Intendente de Caleta Olivia José Manuel Córdoba.
Córdoba se sintió ofendido por una nota periodística en la que lo vincularon con integrantes de la comunidad boliviana en Caleta Olivia.
La nota que lleva la firma  de la colega Sara Delgado, le cayó como patada al hígado al actual funcionario provincial que en otro sitio de información  acusó directamente de “intolerantes y  xenofóbicos”  a  los perdedores y por carácter transitivo a la autora de la nota.
Básicamente la nota de la colega del norte provincial,  denunciaba la utilización de los integrantes de la comunidad boliviana en beneficio del ahora elegido Intendente de zona norte. El escrito  dio a conocer prebendas, asistencialismo y demás yerbas  en las que habría incurrido el Ministro para ganar los votos, al mismo tiempo se le endilgó haberse aprovechado de la ignorancia de esos inmigrantes, con derecho a voto comunal, a tal punto que muchos de ellos ni siquiera hablaban el castellano.
Bueno seria que el INADI que investigará de oficio lo denunciado por el “funcionario provincial” también investigue el caso a la inversa y pruebe que los integrantes de la comunidad fueron a su vez abusados en su buena fe por el funcionario  que ahora pone el grito en el cielo.
Bueno sería que el INADI el organismo encargado de investigar actos reñidos con la xenofobia lo haga en todas las oportunidades que se lo requiere y no  cuando lo solicita un funcionario que se haya  sospechado o apremiado por cuestiones políticas.
 

Aprietes y cierre

Por otra parte, uno de los sitios que publicó la nota, “Info1. caletaolivia.com.ar”  fue cerrado por su propietario – un empleado del municipio de Caleta Olivia-  que aparentemente fue “conminado” a realizar esa acción bajo pena de perder su puesto laboral en el municipio caletense.
Bueno sería que los organismos oficiales  que “actúan de oficio” también lo hagan   e investiguen el cierre de medios de  comunicación.

La nota de la polémica

José Manuel y su legión de bolivianos al poder
     
   
El voto boliviano fue decisivo para dar vuelta la elección.
   

Quien crea que es chiste debería ir pensando en un viajecito, quien crea que esta historia está sacada de la galera de un guionista bizarro o de la serie "El Puntero" también se equivoca.
Esto no es más que la cruda realidad, la ambición de poder fue esta vez muy lejos y dejó el destino de los caletenses bajo la decisión, comandada entre sobres y sellos, de una comunidad extranjera.
El voto boliviano fue decisivo para dar vuelta la elección, de eso no quedan dudas. Fue determinante y en términos políticos difícil de analizar, pero más aun en términos colectivos, porque se trata de un voto orientado por el interés de un sector minúsculo.
En una elección reñida, pero habiendo jugado bajo las reglas intrínsecas de la Ley de Lemas poco margen hay para lamentos, la pregunta es cuan legítimo es hoy el liderazgo del actual ministro, si el 10 de diciembre llegará a la intendencia por una diferencia tan estrecha como lo son 70 votos, en medio de dudas y denuncias, no sólo del derrotado Eugenio Quiroga, sino de los referentes de la oposición alineados en la UCR y en el ARI que públicamente acusaron a punteros del cordobismo de haber coordinado el voto cadena de los extranjeros en las tres mesas del Spínola.
Bolivianos llegados hace menos de un año, bolivianos que no hablan castellano, bolivianos a los que les daba lo mismo, bolivianos que también tenían derecho a elegir, pero que fueron abusados en su ignorancia, avasallados en su propia miseria, encadenados a la opresión del trueque de favores con el que terminaron condenando al resto, a los nyc, no nyc pero con sentido de pertenencia al fin.
Quizás por eso, y por la profundización de un sombrío futuro económico que deberá afrontar la provincia, muchos confían en que el barbeta llevará adelante una administración más que débil, administración que antes de asumir esta en el debe a causas de promesas en falso de las que ahora deberá hacerse cargo. Y ni hablar de los más de mil subsidiados a los que ahora deberá dar trabajo.
No sería ilógico pensar que pueda volverse al PRENO, ya en plena campaña hizo énfasis en poner en valor el programa Crecer en Comunidad...también se vienen las pelis en blanco y negro.
A no confundirse, Córdoba no es un vencedor en esta pelea por la intendencia. Fue el bendecido por Peralta, no en términos políticos, sino cuando le habilitó una millonaria suma para hacer campaña, con la que compró los votos de los menos favorecidos por el modelo "cotillista".
Pero se trata de un gobierno "peronista", y los peronistas hablan del "conjunto" y el desafío del flamante intendente será tratar de meter en un "todos" a esa gran mayoría que no lo eligió, que no le vendió su voto.
Los caletenses deberán esperar entonces que cuando se calme y deje de hablarle a su reducido grupo de seguidores le diga al resto que hará con la ciudad. Algo es claro, si este hombre llegó al poder utilizando a los pobres, acaso no es dramático pensar que sólo la miseria le fue funcional?
Querrá entonces que aquellos que hoy le suplican dejen de necesitarlo?...Suponemos que deberá estar suplicando que no sea Eugenio Quiroga el próximo ministro de Economía para que no se le corte el "chorro".Fuente: Info1.com.ar (El Diario Nuevo Día)