Álvarez: el conductor de Cristina, pero no de Desarrollo Comunitario

Ell funcionario está a cargo de la secretaria más complicada de la municipalidad, pero desde su asunción no realizó ninguna reunión de trabajo. Ocho jefes de área le presentaron su renuncia en las últimas semanas. Álvarez es chofer de la presidenta cada vez que Cristina arriba a Río Gallegos. Cantín lo sabe, pero dicen que  “tiene las manos atadas”.

lunes, 1 de abril de 2013 · 00:00

Desde que asumió, hace seis meses atrás, Daniel Álvarez, secretario de Desarrollo Comunitario de la municipalidad de Río Gallegos, no recibió a ninguno de los jefes de áreas que tiene a cargo.
(A cargo  tiene las áreas de: Dirección  de Deporte, Cultura, Turismo, Acción Comunitaria, Salud Pública, Intervención Profesional)
Álvarez no atiende a nadie, absolutamente a  nadie. Muchas de las tareas que debería efectuar son concretadas por Alejandro Leal (irónico apellido) director de Desarrollo Comunitario,  y quien fuera candidato a primer concejal en el sublema del FVS  “SUMATE”, que promovió a Álvarez como candidato a Jefe comunal en las ultimas elecciones.
Desde que asumió solo participó  en diversas actividades que únicamente fueron distinguidas a través del área de prensa municipal. Sucede que Álvarez no atiende a la prensa, no da entrevista a ningún medio.
Es muy importante  la labor de Desarrollo Comentario. La labor social que debe llevar a cabo es imprescindible es una ciudad capital de la provincia que fue las que mas creció demográficamente en los últimos 10 años.
Álvarez no visitó nunca al Barrio Madres a la Lucha, y menos a los asentamientos situados en el Barrio ex “Los Lolos”, denominado Néstor Kirchner. Fue ausente sin aviso.

Renuncias

Desde mayo y hasta las primeras semanas de junio, hubo por lo menos 8 renuncias por parte de jefes de áreas dependientes de Desarrollo.  La causa: en estos seis meses no hubo una sola reunión de equipo de trabajo convocada por Álvarez. (La situación llegó a tal punto que los responsables de las áreas  han tenido que solicitar audiencia para reunirse con el funcionario).
Pero esto no pasó desapercibido. Hubo encuentros  con el propio Intendente Raúl Cantín para advertir esta situación. La  respuesta del jefe comunal llamó mucho la atención. “Nos dijo que tiene las manos atadas, que no lo puede sacar porque se lo pudieron ”, indicó un referente de una de las áreas renunciadas.
Pero hay algo que Álvarez si hace y con mucho gusto y paciencia. En cada visita de la presidenta Cristina Fernández, ofició de chofer de la mandataria nacional.  
Nunca faltó a esta cita. Sin querer Álvarez cae en la dinastía  inaugurada por Rudy Ulloa Igor. Es que de a poco todo se repite. (El Diario Nuevo Día).