La mentirosa interna del FPV para evitar el voto castigo

'Divide y triunfaràs' dice el dicho muy atinadamente, y en este caso nunca mejor dicho para reparar en la interna fantasma que se desata en la provincia. Si bien las diferencias están, y los cruces mediàticos abundan, la divisiòn del peronismo hoy en Santa Cruz no hace mas que ser funcional al propio partido gobernante, para aglutinar las diferencias y que no ocurra como en el 2009, en donde tanta homogeneidad terminó generando un voto castigo que dio la victoria al radicalismo.

lunes, 1 de abril de 2013 · 00:00
"La unica verdad es la realidad" es una de las frases mas utilizadas por el peronismo, sin embargo cuando se trata del Frente para la Victoria la verdad a veces està algo mas escondida y hay que descifrarla, quizás hay una realidad mediática que està mostrando una fuerte división dentro del peronismo santacruceño, un peraltismo que se atribuye las bases peronistas, y cierto ultrakirchnerismo que va por una renovación con estandartes de progresismo que da pelea en la Càmara de Diputados y en otros sectores. Pero el fin justifica los medios, y esta virtual división no hace mas que aglutinar a los distintos sectores del peronismo evitando que vuelva a ocurrir el papelón del 2009, en donde por un enojo de la militancia con el propio gobernador, hubo voto castigo que le dio la victoria al actual Diputado Eduardo Costa.

 

Por mas que parezca lo contrario y la interna llegue a generar malestar social, las apariencias en este caso estàn ocultando una verdad vinculada a la perpetuidad del poder del kirchnerismo en la provincia y en el paìs, aunque algo mas  imposible a nivel nacional, sin dudas la virtuosidad del kirchnerismo para expandirse està directamente relacionado con esta capacidad para ocultar la verdad que no es otra que la de mantenerse a flote perpetuandose en los distintos cargos y estructuras pùblicas. Tal cual lo demuestran las acusaciones, solo son agravios tibios para "la tribuna.

 

Claro está que la sociedad viene demostrando un fuerte disconformismo con el actual Gobierno y esto quedó demostrado en el 2009 y en el 2011, primero perdiendo frente al radicalismo por un fuerte voto castigo dentro del peronismoy en el segundo caso ganando por pocos votos y solo por el arrastre del voto a nivel nacional relacionado con la Presidenta. El temor a perder el poder en la provincia es un fantasma que la actual dirigencia no logra digerir, y las peleas entre ellos tienen una cuota de realidad, pero estratégicamente esta divisiòn de deja de ser funcional al propio kirchnerirmo.

 

Dividiendo los sectores, mostrando esa mentirosa división ante la sociedad, ganando enemigos del pasado por un lado tal como el sector docente, y aglutinando a los enemistados con el Gobernador por otro lado, el kirchnerismo logra una plataforma que de manera homogénea y sin divisiones no lograrian.El kirchnerismo y el peraltismo son las dos caras de una misma moneda, aunque al común le parezca que hay que estar de un lado o del otro esta vez el triunfo es para un solo sector y es el peronismo kirchnerista que se sigue perpetuando.