Peralta vio la luz al final del yacimiento

Hasta hace una semana, la interna política, su pésima administración, las falta de negociaciones con YPF, falta de fondos,  crisis en la salud, los gremios en pie de guerra por falta de aumentos salariales, jaqueaban a un Peralta tibio e insulso . La noticia de expropiación de YPF renuevan sus esperanzas de no terminar como Sancho o Acevedo, estos últimos, ahogados por sus propios creadores.
lunes, 1 de abril de 2013 · 00:00
Sin dudas, y pensando siempre en lo macro y contextual de la decisión del Gobierno Nacional sobre nacionalizar la mayoría accionaria de YPF, trae un manto de optimismo en general, y particularmente en nuestra provincia, Peralta se quitó un viejo overol para calzarse uno a estrenar en lo que a un Gobernador sumamente desgastado se refiere. La mochila se alivianó, su "karma" eran las negociaciones con la petrolera, ahora tiene a quien culpar si nada funciona respecto de la fuerte apuesta por la intervención de YPF.
El Gobernador aún está inmerso en una crisis económica que azota las arcas provinciales, que acentúa un profundo vaciamiento de organismos públicos clave, como la Caja de Previsión Social y la Caja de Servicios Sociales, tiene a los hospitales públicos con sus depósitos vacíos, y apenas cubriendo las guardias mínimas, en nosocomios de alta complejidad fuertemente azotados por la fuga de recursos humanos. Además su falta de creatividad no han hecho mas que incrementar el número de empleados públicos, y la masa salarial que debe afrontar ya no es acorde a los fondos que venía recibiendo.
Una puja política además de su pésima adminsitración subyace para que el "Dani" caiga finalmente, como lo hicieron Acevedo y Sancho. El primero quiso asomar su cabeza por sobre los "generales" y terminó, como la ley "K" manda; en la guillotina; mientras que el actual Gobernador quiere mantenerse arriba al precio de entregar su propia dignidad a los mandamás. El sabe que puede presionarlos, guarda secretos que nadie sabe. Peralta ya es parte del clan, y esto es clave para mantenerse en el poder; no hacer pública la interna lo hace flotar, aún en el caos, en la cima del poder provincial.
Sin embargo, como la disputa tiene un botín tan valioso como lo es ser hoy quien Gobierna la provincia presidencial, “La Cámpora” y muchos aliados -a veces inconcientes, otras veces concientes- no dejan de hacer fuerza para que se termine de notar que Peralta es un inoperante, y que ellos, los ortodoxos del kirchnerismo, sabrían como hacer para revertir tal situación, claro, quizá con Máximo y compañía en el poder el dinero sería mas fácil de conseguir, como para poner de pie a Santa Cruz.
Peralta hace un par de días vio la luz, una rendija apenas asomada que lo puso otra vez en la cancha y apto para dejar de mostrarse tan tibio, y actuar al mejor estilo gremialista. Con su discurso de retórica demagógica, tiene varios anclajes discursivos donde situarse, y seguramente plegado al discurso oficial hará fuertes críticas a YPF y al grupo Repsol, los saqueadores que nunca controló y con quienes siempre se codeó.
Hay una luz al final del yacimiento para el controvertido Gobernador, claro no habrá renegociaciones, el Gobierno será uno de los dueños de la petrolera, las áreas revertidas volverán seguramente a manos de la ahora renacionalizada YPF. Lo amplio de la política kirchnerista y santacruceña, sea virtuosa o no, da lugar a que un hombre despilfarre dinero durante 5 años seguidos y siga en el poder, con la posibilidad aún así de quedar bien parado. Peralta vio la luz al final del yacimiento. (El Diario Nuevo Día).