Peralta se iría si no recibe apoyo de la Presidenta

En una nota del diario Clarin de hoy se manifiesta que después de la represión y de las renuncias masivas en su gabinete, el gobernador de Santa Cruz, Daniel Peralta, espera un gesto del Gobierno nacional que le permita seguir al frente del Ejecutivo provincial. Si esto no ocurre, estaría dispuesto a renunciar, según el propio mandatario kirchnerista le confesó a sus íntimos. Máximo Kirchner se reunió con la cúpula de La Cámpora.

lunes, 1 de abril de 2013 · 00:00

En Río Gallegos, los alrededores a la Casa de Gobierno amanecieron con cenizas, marcas de cubiertas quemadas, vidrios rotos y basura. Restos de los que fue un campo de batalla. Puertas cerradas. Un mensaje de las negociaciones truncadas. Según pudo confirmar Clarín , Peralta anunció que el paquete de ajuste recién tomará estado parlamentario en las primeras sesiones ordinarias de marzo de 2012 . Con ese gesto intenta recomponer la relación con los gremios estatales, que ya le pidieron una audiencia.
La Mesa de Unidad Sindical se reunió con el diputado provincial, Alejandro Victoria, que se transformó en un vocero de urgencia del gobernador. En ese encuentro acordaron el tratamiento de los proyectos en las comisiones de la Cámara Baja. Según Victoria, el gobierno provincial se comprometió a convocar a los gremios para la discusión de cada uno de los puntos de las leyes de Emergencia Económica y previsional.
Las renuncias continuaron ayer con el alejamiento de la secretaria de Cultura, Beatriz Sica. Peralta perdió nueve funcionarios en 48 horas , pero todavía no hay confirmación sobre los remplazos. Ayer, la Presidenta de la Nación llegó a Santa Cruz. El Tango 01 aterrizó en Río Gallegos para buscar a Florencia Kirchner y a la mamá del ex presidente, Néstor Kirchner. La nave presidencial siguió viaje hasta El Calafate. Peralta también viajó hasta la villa turística pero lo hizo por tierra. El mandatario espera poder reunirse con Cristina antes de su regreso a Buenos Aires, el próximo lunes. El jueves, en el medio de los enfrentamientos entre la policía y los estatales, Peralta perdió todo tipo comunicación con funcionarios nacionales . Los teléfonos no dejaron de sonar, pero en Buenos Aires nadie apretó el botón verde. Peralta pretende que algún funcionario nacional le de un gesto de apoyo. “Si no hay apoyo significa que tiene que dar un paso al costado ”, sentenciaron a este diario desde el gobierno provincial.
El kirchnerismo santacruceño quedó partido. Por un lado La Cámpora , con nada más y nada menos que Máximo Kirchner a la cabeza y por otro lado los diputados e intendentes del PJ . Parte del bloque del FPV salió a cruzar a los diputados Mauricio Gómez Bull y Matías Bessi, integrantes de La Cámpora, que renunciaron al bloque oficialista asegurando no estar a favor del ajuste. “Estos dos chicos querían que se votara tal como estaba. Hasta plantearon que nosotros traicionábamos a la Presidenta”, sostuvo el diputado, Atanasio Pérez Osuna. “Si este chico Bessi tiene problemas psicológicos, entonces que vaya a consultar un psicólogo , no se puede ser un mitómano. Cuando debe afrontar una situación no asumen su responsabilidad”, agregó. Al cierre de esta edición, La Cámpora llevaba adelante en Río Gallegos una cumbre dirigencial para decidir los próximos pasos. Lo único claro es que en Santa Cruz todo se decidirá en la residencia de Cristina en El Calafate. Nada cambia.

Por Juan Cruz Sanz para Clarin