La presidenta sumó críticas contra Peralta

Mientras el gobernador se sostiene como puede en medio de otro escándalo por manejo de fondos públicos, Cristina Fernández de Kirchner lo criticó por haber otorgado aumentos de salarios que ahora no puede pagar. Además, dijo que, junto a Kirchner, dejaron 650 millones de dólares en efectivo en la Provincia y que los mismos se “evaporaron”.

lunes, 1 de abril de 2013 · 00:00

La situación por la que atraviesa Santa Cruz está cada vez más lejos de ser la ideal económica y políticamente, por una crisis financiera nunca antes vista y con escándalos políticos por manejos de fondos públicos que involucran directamente al gobernador Peralta.
A tanto llega la cosa, que ahora fue la presidenta,, Cristina Fernández de Kirchner, quien criticó al gobernador Peralta, junto con quienes sucedieron a Néstor Kirchner en el cargo al frente de la provincia.
Entre otras cosas, sostuvo que ellos dejaron 650 millones de dólares en efectivo en Santa Cruz y que los mismos se “evaporaron”, recordando que buena parte del dinero se gastó en pago de salarios.
Las críticas surgieron en un acto realizado en la Casa de Gobierno, donde afirmó que en Santa Cruz hay trabajadores estatales que cobran un sueldo superior al de ella como presidenta de la Nación y al propio gobernador Daniel Peralta.
“Hoy que tienen maravillosos sueldo en los recibos y no hay dinero para pagarlos. Lo digo con mucho dolor, ya que pusimos 12 años de nuestra vida”, afirmó la presidente, de alguna forma criticando una vez más a Peralta por otorgar aumentos que ahora no puede pagar.
Luego agregó: “Tengo el ejemplo duro, sufriente, caliente de mi querida provincia de Santa Cruz, que gobernó Kirchner durante 12 años, y que algunos lo acusaban que gobernaba con mano de hierro. Pero fueron 12 años en un país que no crecía, que nos tocó atravesar dos hiperinflaciones la de 1989 como intendente (Río Gallegos) y la de 1991 no bien asumido como gobernador con el Plan Bonex. Le tocó recibir una provincia destrozada, y endeudada”, sostuvo la presidenta.
Más adelante, sostuvo: “Teníamos una desocupación que no superó el 3 por ciento en un país, donde había una desocupación de dos dígitos. Dejó 650 millones de dólares cuando se fue de esa provincia en efectivo, se gastaba apneas el 40 por ciento en gastos corrientes, el resto se destinaba a obra pública que se gestionaba con nuestro dinero, pero durante los posteriores gobiernos y no voy a ser nombres (en referencia a Sergio Acevedo, Carlos Sancho y Daniel Peralta) pero todos saben quienes fueron gobernadores, pero los fondos se evaporaron, con aumentos que los sindicatos lograron maravillosamente, pero no hay plata para pagarlos, entonces esto iba a llegar en algún momento, era imposible y hay gente que gana muchísimo más que yo, ni es el gobernador y yo soy la presidenta de la Nación. Esta carrera alocada de creer que tienen el consenso popular creyendo que el Estado es una vaca inextinguible en su leche lo mismo que el sector privado, terminó como terminó hoy que tienen maravillosos sueldo en los recibos y no hay dinero para pagarlos. Lo digo con mucho dolor, ya que pusimos 12 años de nuestra vida allí… pero la gente cobraba todos los meses y había obra pública, pero hay que poner sensatez en las demandas que no quiere decir que haya que renunciar a los derechos”. (fuente: Télam y Nuevo Día)