Según el gobernador, Cristina “se enoja” si se discute pauta salarial

Además sostuvo que el ministro de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios, Julio De Vido, quiere ¡que  la provincia se prenda fuego”. Reconoció que el Estado no paga los aportes sindicales.

lunes, 1 de abril de 2013 · 00:00

 

Más resabios de las declaraciones del mandatario  provincial exponen la dura interna que no para, incluso antes de fin de año.

Desde Puerto San Julián, y en la misma línea de idas y vueltas contra los diputados opositores , pero del mismo partido, indicó: “Yo contesto cuando me parece injusta la crítica, pero creo que a la gente no le interesa” subrayó, en tanto, manifestó que «lo que a la sociedad le interesa, en el caso del diputado por Pueblo de Puerto San Julián, es que él le explique cómo llega el dinero para pagar los aguinaldos y que en marzo aclare cómo hacemos para empezar a discutir con el sector público pauta salarial, salvo que acá nadie quiera discutir este tema porque la presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, se enoja, o porque el ministro de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios, Julio De Vido, ordene que la provincia se prenda fuego”

Sin recursos

Al respecto reconoció que «no se de donde quieren que saquemos los recursos, nunca escuché brindar una idea superadora de los proyectos que mando el Poder Ejecutivo. Ninguno de estos diputados dijo algo en alguna parte, entonces cómo la gente va a entender la actitud de los legisladores. Yo no se porque no se preguntan por qué hay gente enojada y por qué este Gobernador es recibido con muestras de afecto a todo lugar al que va. Dicen que yo tengo comprado a algunos sindicatos para que movilicen gente, y con que lo voy a hacer si quisiera, si ni siquiera podemos pagar los aportes sindicales y no hablamos de pauta salarial».

«Yo –expresó- noto que hay mucha gente nerviosa porque lo que les mandan a hacer no les está resultando. Entonces hay que calmarse, y por sobre todas las cosas, si ellos tienen que traer las soluciones que las traigan y que hagan como el intendente Nelson Gleadell que en lo público criticó políticas pero no ha descalificado personas. Con el puedo discutir y se que no estamos de acuerdo casi en nada, pero le debo reconocer que no cayó en la descalificación personal».