El “top ten” con los errores de “Daniel el terrible”

La grave crisis económica por la que atraviesa Santa Cruz es inevitablemente consecuencia de los incontables errores de Daniel Peralta durante su gestión como mandatario provincial. Avasallado por las críticas, reconoció sus equivocaciones y Nuevo Día eligió sólo 10 de ellas para que entender por qué estamos como estamos. Pasen y vean las perlitas de 'Daniel el terrible'.

lunes, 1 de abril de 2013 · 00:00

Lejos está Santa Cruz de ser la provincia que todos esperaban el día en que Néstor Kirchner asumió como presidente de la Nación y el tiempo se encargó de demostrar que las grandes posibilidades también pueden desaprovecharse cuando la incapacidad alcanza el mismo nivel.

Nueve años después de aquel día, la provincia atraviesa por una de las crisis económicas más importantes de su historia e intenta avanzar en medio de internas políticas poco felices que hacen el camino aún más sinuoso.

El protagonista aquí es Daniel Peralta, hombre que llegó como “el salvador” allá por el 2007, en medio del conflicto docente, y que se encargó de desdibujar su imagen a fuerza de soberbia y errores no reconocidos hasta la sesión del primero de marzo de este año, en la legislatura.,

Claro que, para esto, la provincia ya se encuentra hundida en una crisis que afecta a cada uno de los habitantes de la provincia, tras más de cuatro años en los que las decisiones del gobernador  no hicieron más que provocar una estrepitosa caída en la economía.

Con la imagen por el piso, sin apoyo y con una feroz interna que promete complicarle la vida hasta su último día como mandatario, ahora Peralta intenta solucionar los problemas que él mismo generó, aunque en muchos casos ya sea demasiado tarde,

“A confesión de partes, relevo de pruebas”, reza un viejo dicho popular, pero en casos como estos siempre hace falta recordar por qué estamos como estamos.

Y es por eso que Nuevo Día seleccionó sólo 10 de los errores más importantes del gobernador Peralta, en lo que finalmente es un “top ten” de decisiones totalmente equivocadas que colaboraron y mucho para el presente que se vive en la provincia. Pasen y vean:

10 – Jugando con la ilusión: Muchos piensan que una de las peores cosas que puede hacer un gobernador es jugar con la ilusión de la gente y los más chicos. Y esa materia Peralta se la llevó a marzo luego de anunciar y prometer cientos de obras que nunca comenzaron.
Una breve revisión del tema nos conduce rápidamente al “histórico” Plan de Obras de Infraestructura para Deportes que el mandatario anunció hace ya más de tres años en Gobernador Gregores
El mismo incluía más de 60 obras para beneficiar a localidades de toda la provincia y con eso ilusionó a miles de chicos que se quedaron esperando por su lugar para hacer deportes.
El plan nunca comenzó porque los fondos se destinaron a objetivos que nada tienen que ver con el deporte y por eso Peralta luego reformuló su anuncio, indicando que realizaría algunas de las obras con la renegociación con los contratos con Repsol YPF y todos sabemos como terminó esa historia. Mientras tanto, el deporte sigue siendo una deuda para el gobernador que intentó conformar a muchos con muy poco.

9 - Lugar para todos: Otra de las cuestiones que Peralta nunca supo frenar fue el ingreso de personal a la administración pública.
Al igual que lo ocurrido en la Municipalidad de Río Gallegos, el Estado no paró de recibir nuevos trabajadores durante los últimos cuatro años de gestión de Daniel Peralta y ahora una de las urgencias pasa por ponerle un freno a eso y tratar de solucionar el problema que surgió con un colapso total en el sector.
El mismísimo diputado oficialista, Rubén Contreras, indicó en los medios locales que hay que ponerle un freno al ingreso de personal, asegurando que es algo que no se logró en los últimos cuatro años.

8 – Del dicho al hecho...: Una de las características de la gestión de Daniel Peralta fue la de anunciar obras por doquier aún sin saber a ciencia cierta si el futuro económico de la provincia le permitiría concretarlas.
La Termousina de Río Turbio y las represas “La Barrancosa – Cóndor Cliff” siguen siendo materia pendiente para promesas que el gobernador realizó una y otra vez, aún sabiendo que del dicho al hecho hay mucho trecho.

7 – Mirando para otro lado: Si hay temas que necesitan la inmediata preocupación del gobernador y que siguen sin recibir la atención que se merecen, esos son la salud y la seguridad.
De público conocimiento es el estado de la salud pública en Santa Cruz, con hospitales en mal estado, falta de recursos y fuga de profesionales.
La atención que recibe la gente es realmente preocupante y los gremios directamente relacionados con la salud ya no saben de qué manera alertar sobre la situación por la que se atraviesa hace ya más de dos años.
En las últimas horas renunciaron más profesionales en el hospital regional de Río Gallegos y la solución no aparece.
Como si esto fuera poco, la inseguridad crece casi al mismo paso que la crisis económica en Santa Cruz, los policías denuncian falta de elementos, capacitación y coordinación en la provincia, pero en la gestión del gobernador nada se hizo para mejorar en ese aspecto.
¿Promesas? En este sentido Peralta prometió un Scanner móvil para el trabajo de Leyes Especiales que nunca llegó y un lugar acorde para Infantería que tampoco llegó.
Además, Judiciales y la Brigada de Investigaciones trabajan sin gas desde agosto del año pasado. Esto, probablemente el mandatario no lo sabe o no lo recuerda.

6 – El ministro que se fue: La responsabilidad de Peralta no sólo caben por sus actos, sino por los de quienes seleccionó para acompañarlo en lugares claves del Gobierno y por estos días quien está en el ojo de la tormenta por sus manejos de fondos públicos para lo que serían manejos personales poco felices.
La economía de Santa Cruz está por el piso y al parecer la responsabilidad de Robles no sólo pasó por una cuestión de ineptitud, sino también de intereses personales, lo que debería ser profundamente investigado.
Manejo de fondos públicos, una inmensa deuda en el pago a proveedores y hasta los 500 mil pesos que el Gobierno gastó en un seminario involucran al ministro de Peralta que desapareció como de la faz de la tierra.

5 – El descontrol total: Durante la gestión del gobernador Peralta, también hubo una notable falta de control en lugares claves que luego terminaron por perjudicar a la provincia con deudas increíbles.
La salida de Liliana Korenfeld de la Caja de Servicios Sociales fue escandalosa, porque meses atrás denunció que durante una década no se habían hecho balances en la obra social.
Como si esto fuera poco, la ahora Gerente General de la Superintendencia de Servicios de Salud se despachó con una denuncia de corrupción en la Obra Social de la provincia, peor no realizó la denuncia penal. Peralta no tomó cartas en el asunto.

4 – Por detrás del pueblo: La arrogancia con la que se manejó Peralta durante su gestión lo llevó a cometer errores que pagó caro al intentar decidir cuestiones sumamente importantes a espaldas del pueblo.
La última y más conocida tiene que ver con el Proyecto de Emergencia Económica y Reforma Previsional que el “gober” quiso imponer en la Cámara de Diputados, generando el enojo del pueblo y de los gremios, en lo que terminó con una batahola de aquellas el 29 de diciembre pasado, exponiendo además una feroz interna que la causará aún más dolores de cabeza al gobernador.
¿El final? Peralta se vio obligado a retirar el proyecto para que se vuelva a tratar con la participación de todos. Como debe ser.

3 – Relaciones peligrosas: Otro de los grandes errores del gobernador tuvo que ver con el hecho de haber utilizado al gremio de la construcción (UOCRA) como su “guardia imperial” para días de anuncios y marchas en Santa Cruz.
Como si lo hubiera aconsejado su peor enemigo, el mandatario se paseó con los muchachos de la UOCRA en la llegada a cada acto y les dio la libertad suficiente como para terminar actuando en defensa de los intereses del gobierno con suma violencia, en lo que terminó con golpizas a gremios, docentes y estatales durante el año pasado. Relaciones peligrosas si las hay.

2 - Industria del subsidio: Pero esto no es todo, porque también avaló la instalación de la denominada “industria del subsidio” en Santa Cruz durante el año electoral, en el que intentó calmar las aguas en los desocupados, permitiendo el pago de cerca de dos mil pesos mensuales a desocupados de la zonas centro y norte de la provincia.
Esto sin contar los innumerables subsidios entregados por doquier a instituciones, asociaciones y particulares durante su gestión.
Hoy, con la provincia en crisis, la industria cerró y seguramente se presentarán problemas que no serán más que consecuencias de aquella decisión poco feliz de poner en marcha una industria imposible de sostener a lo largo del tiempo.

1 – Pauta para todos...los amigos: La frutilla del postre en la gestión tan cuestionada que ahora sufren todos los santacruceños, tiene que ver con el manejo de fondos públicos para beneficiar a ciertas páginas Web con una pauta publicitaria que superó los tres millones de pesos, sólo entre los casos conocidos hasta el momento.
Sólo por citar algunos casos, vale recordar que Productoras y medios de “Rudy” Ulloa percibieron sólo de una cartera de gobierno más de 2 .000.000 millones de pesos en publicidad oficial durante el 2011.  
Además, el sitio Web desconocido  – www.lapaginapolitica.com- recibió un millón de pesos en concepto de publicidad por intermedio del ministerio de la Producción durante el 2012.
Esto es sólo parte de los posibles casos de corrupción que, sumados a decisiones totalmente erráticas, llevaron a que la mala administración del gobernador terminara con Santa Cruz en una crisis económica nunca antes vista.
Por todo esto, y más, el gobernador se hizo responsable el primero de marzo. Aunque para muchos, o todos, con eso no alcanza para nada. (El Diario Nuevo Día)