Peralta echó (elegantemente ) a Peralta (por la campaña)

La situación no daba para más. Ya sea por graves irregularidades en la contratación de servicios (como la empresa de su hijo)  de  empresas y pagos  desde su ministerio, como así también por su gestión con graves problemas de insumos,  prestaciones y   renuncia de profesiones de la salud que complicó la aún enferma salud pública de Santa Cruz. Pero eso no fue todo. 

martes, 3 de septiembre de 2013 · 00:00

 

El Dr. Peralta asumió el cargo luego de la sorpresiva huida de su par Hernán Martínez Crespo, quien dejó en claro en enero del 2.012- luego de la crisis del 29 de diciembre del 2.011, que elegía el camino del proyecto nacional antes de dar el portazo.    

Durante su gestión  se  hundió aun más la salud pública y se benefició al sector privado de la salud. Un ejemplo basta: el ex ministro acordó un aumento en el arancel para el colegio médico que realizaban prestaciones a la Caja de servicios Sociales, pero durante  el año y nueve meses de su gestión no abono los 15 millones de pesos adeudados en concepto de arancelamiento hospitalario a los médicos de los hospitales públicos. 

“El Gobernador es el que me tiene que pedir la renuncia” dijo el ex ministro a mediados de junio a TiempoSur. Días después el gobernador dijo que  su equipo de trabajo tiene su “total respaldo”, vaticinó que iban a haber “muchos palos en la rueda”, pero le pidió “que tenga fortaleza, porque vamos a salir adelante gestionando”.

El 3 de agosto,  una ridícula medida daría algunas señales. El  propio Jefe de Gabinete, Ariel Ivovich, anunció su recorrido por los nosocomios para comprobar que los insumos no escaseaban.  Fue una chispa que avizoraba  que el mandatario provincial  había analizado solicitarle su alejamiento. 

Pero la interna con los diputados del  FVS  provocó su interpelación camino a un juicio político que estaba en el tramo de investigación,  y que solo la estocada final para el Doctor homónimo del Ejecutivo.  Su renuncia, la única antes de Octubre,  era necesaria para el gobernador Peralta, ya que  no podía darse el lujo de que la comisión investigadora de la Cámara de Diputados presente las pruebas  - dentro 30 días- y allane el camino al juicio político justo antes de   las elecciones de Octubre y en plena  campaña.

Desde hace semanas  la renuncia o salida elegante ya estaba pactada. No es casual que existan carteles firmados por Unidades Básicas que expresen su apoyo al nuevo ministro de Salud, el Dr. Luis Cerra. 

Pero lo cierto,  es que Peralta echó  a Peralta. (El Diario Nuevo Día)