Odet, la mujer que denunció Gareca y que limpia pisos para vivir

Odet  Barría,   la primera empleada  del Concejo Deliberante  que se animó a denunciar al edil Jorge Garaeca  porque se quedaba con un porcentaje de sueldo, debe solventar la economía de una familia de cinco integrantes. El caso que destapó una forma de hacer política. Las preguntas que Gareca no contestó y tampoco puede contestar. 

viernes, 17 de enero de 2014 · 00:00

 

 

Desde el 27 de diciembre cuando expusimos el primer  testimonio, que en ese momento fue con  resguardo de identidad,  prácticamente una bomba estalló en el despacho del edil Jorge Gareca  y  salpicó  a otros colegas. También fue una bomba que iluminó algo oscuro que se tanteaba peor nunca se denunciaba  y que forma parte de un modo de hacer  política   en Santa Cruz: quedarse  con un porcentaje del salario de quien ingreso bajo mi cupo o mi personal en la dependencia del estado. 

Odet Barría  (49 años) pidió  que protegiéramos  su identidad, lo cual hicimos con la grabación de  la entrevista  en donde su voz se escuchaba pero distorsionada. Pocos días después debió otorgar entrevistas a otros medios que conocieron su identidad. Sabíamos que esto iba a suceder mas temprano que tarde pero principalmente  decidimos resguardarla de todos modos.

Dos días después de su denuncia que fue la primera (Nuevo Día presentó tres, uno cada vez más escandaloso que el anterior)  Gareca  advirtió que fueron producto de una amenaza de Odet, quien iba ser dada “de baja”   en el Concejo  Deliberante, y que ante esto Odet iba a  “salir a desprestigiarlo”. 

Otra punto que señaló  el concejal, (el más disparatado) fue que se trato de una operación política del kirchnerismo por que él fue muy crítico de la gestión del Intendente Raúl Cantín. 

Pero dejemos todo esto de lado (y aun suponiendo que fuera verdad todo lo que dijo el concejal) la pregunta que no contestó Gareca es por qué le quita a los empleados que hizo ingresar bajo su  gestión a fines del 2.011 un porcentaje de sus sueldos. Aún esta “práctica” sea común y se destine a la “asistencia” de otros empleados sin puesto laboral (“fondo común”), nos preguntamos por qué se sigue haciendo  si los propios empleados no están de acuerdo.  Pero ¿quién es Odet?  

El sueldo de un trabajador del Concejo Deliberante  de Rio Gallegos categoría 10 no supera en algunos casos los 5 mil pesos. La mujer vive en el Barrio San Benito,  y se encargaba de la limpieza del Comité local de la UCR. Vive con su hermana  viuda  y tres adolescentes en una misma vivienda.  Su salario es el único aporte a la economía familiar, por lo cual hasta diciembre, Odet debía solventar los gasto de su familia con poco mas de 3 mil pesos. (La última vez, el 9 de diciembre , le entregó  mano más de 2 mil pesos a Gareca). 

En el último mes del 2.013  Odet se cansó y ya no quería  entregar parte de su salario. Sabía que si no lo hacia  Gareca la iba a  despedirla o  como sucedió en varias oportunidades,  el edil  iría hasta su casa a buscar  lo que “le correspondía”.  Odet  efectivamente le dijo a Gareca que daría a conocer lo que el edil hacía, pero por una sencilla y obvia razón: necesitaba el sueldo y el aguinaldo porque  no le alcanzaba.

Odet limpia pisos, baños, trapea, baldea,  y es curioso como su trabajo se convierte en  una metáfora perfecta de lo que sucedió: remueve la suciedad, la misma que debió esconder  bajo la alfombra durante dos años.

En este caso es muy fácil caer (de hecho caímos), en  la simpleza discursiva y decir que  un funcionario  le quitaba  dinero a una mujer de clase media baja que  debe solventar los gastos de una familia de cinco integrantes. Pero así sucedió.

Odet  actualmente  limpia viviendas en enero, una fecha propicia para ella porque de paso cuida viviendas de  familias que  tuvieron la suerte de poder  vacacionar. (Ella junta dinero para en marzo poder visitar a  su padre enfermo afuera de la provincia.  Otra vez parece una simpleza, pero no lo es).

Gareca no puede justificar nada. Cómo por ejemplo, qué hizo con los fondos que le quitó a Odet y a otros empleados. No exista esa contabilidad o registro. Es que no se puede transparentar ni llevar cuentas de  algo ilegal.

“Las personas que no cumplen o que no hacen las cosas como deben hacerse, se tienen que ir porque la gestión no avanza”, argumentó Gareca sobre Odet. Concejal, esto es en lo único en lo que coincidimos con Usted, quien no hace las cosas como se debe,  debe irse. (El Diario Nuevo Día).