Asignan un cargo a un ex ministro denunciado por irregularidades

El jefe de Gabinete de Ariel Ivovich, nombrará al ex ministro de la Producción, Rafael Gilmartin, como el representante de negocios de Santa Cruz en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Había sido denunciado por serias irregularidades en el manejo de los recursos de la pesca.

lunes, 27 de enero de 2014 · 00:00

 

Rafael Gilmartin fue desplazado de la cartera provincial el 10 de diciembre de 2013 junto a otros ministros  y el gobernador Daniel Peralta fundamentó los cambios en la necesidad de oxigenar el periodo de dos años que resta para terminar su segundo mandato.

Sin embargo, detrás de Gilmartin quedó una estela de presuntas y graves irregularidades en los recursos pesqueros, las que fueron denunciadas por quien se fue dando un portazo en la entonces Subsecretaría de Pesca, Raúl Mella. 

Luego de su alejamiento, Gilmartin había desparecido de la escena política hasta que el viernes, el ingeniero Harold Bark (su reemplazante en la cartera) confirmó a la prensa que Ivovich había resuelto asignarle un nuevo cargo a crear, con sede en la Casa de Santa Cruz que funciona en Buenos Aires.

Puntualmente reveló que la función de su antecesor será la de encabezar relaciones públicas con las empresas nacionales o internaciones, para informar sobre los alcances de la Ley de Promoción Industrial e invitarlos a invertir en la provincia.

Antecedentes 

Entre otros aspectos, el ex subsecretario Mella dijo públicamente que un empresario de la actividad marítima lo había intentado coaccionar para que le otorgara un permiso  de pesca, ya que ello estaba implícito en una promesa que le había hecho Gilmartin.

Mella, quien fuera un referente de una agrupación de marineros de Puerto Deseado y luego convocado a integrar los equipos técnicos del gobierno provincial, precisó en su momento que el empresario (del cual hizo reserva pública de su nombre), lo había amenazado diciéndole que si no cumplía con las supuestas directivas de Gilmartin, se iba a “arrepentir”.

Este episodio, relató, se lo comunicó al ministro, quien le respondió con evasivas a modo de “justificar la reacción”, por lo cual a Mella le quedaron claras las cosas y presentó su renuncia el 25 de octubre, dos días antes de las elecciones parlamentarias nacionales.

Antes de ello, el subsecretario le habría dicho a Gilmartin que existía un funcionario con rango de director en su repartición que exigía coimas a marineros para poder embarcar y si bien el ministro optó por retirarlo de esas funciones, irónicamente le otorgó otro cargo en su misma cartera.

Mella también calificó al empresario caletense Luis Jones como “socio del gobierno” ya que alquilaba barcos de la Provincia por 5 mil pesos al mes y además le concedieron grandes beneficios como el hecho que se le condonara alrededor de 1,6 millón de pesos en concepto de ingresos brutos, algo que tampoco desconocía el ex ministro.

Incluso el ex subsecretario dijo que a Jones le escuchó personalmente decir que “en la pesca somos todos piratas, lo único que nos diferencia es el parche”.

Por otra parte, en lo que respecta al legajo de gestión, a Gilmartin se le atribuye ser impulsor de la fracasada expropiación de la empresa pesquera española Vieira en Puerto Deseado, dado que ahora la provincia enfrenta una millonaria demanda legal. Por si esto fuera poco, las instalaciones -planta procesadora y cámaras de frío- y la flota de barcos de la misma, se encuentran actualmente paralizadas.

Finalmente,  pudo saberse que Gilmartin, ni siquiera tendrá necesidad de realizar una mudanza de bienes a Buenos Aires ya que ese es su lugar de residencia habitual.Fuente Diario el Patagónico.