El PO solicita un salario mínimo de 10 mil pesos para los trabajadores

Desde el partido de izquierda aseguran que el 2014 será decisivo y realizan una importante crítica el Gobierno provincial y municipal. Sostienen que las paritarias serán claves en el inicio de un nuevo ciclo.

martes, 7 de enero de 2014 · 00:00

El Partido Obrero emitió un comunicado en el que desarrollan su análisis para un 2014, en lo que para ellos será un año clave. Sostienen que los gobiernos municipal, provincial y nacional están decididos a descargar la crisis sobre las espaldas de los trabajadores. A continuación, el comunicado:

"Lo ha demostrado el intendente Cantín al llevar a los empleados municipales a una lucha salarial de más de 40 días, que solo por la perseverancia de sus trabajadores, logró la que fue la mejor conquista salarial del año 2013. Aunque muy lejos se encuentra hoy, de cubrir el costo de una canasta familiar que ya supera, largo, los $10.000.

Peralta, por su parte se las ha ingeniado para contener la lucha de los empleados de la administración pública, con represión, persecución sindical y ofertas salariales miserables, para empleados que apenas superan los 4000 pesos de salario mínimo.

Al mismo tiempo asistimos a una inflación de la economía nacional que ya supera, en el rubro de los productos de mayor necesidad, holgadamente el 30% anual.

Mientras se quiere distraer a la opinión pública con el recurso gastado de los acuerdos de precios, el gobierno nacional acelera los aumentos de los combustibles, del transporte y próximamente de los servicios público (luz, gas, etc...).

Pero hay más. La devaluación del peso, que ronda ya el 50% anual, es otro factor que acelera la inflación y le quita cada vez más poder adquisitivo a los salarios.

NUESTRA PROPUESTA PARA ENFRENTAR LA CRISIS

Las paritarias que se vienen serán claves, plantearán una ruta para la intervención de los trabajadores en la crisis.

El reclamo de un salario mínimo de $ 10.000 es una consigna más que acertada en el cuadro del aumento constante del costo de vida.

En esa dirección, será necesario luchar por un aumento salarial que supere la inflación y que sea actualizado mensualmente para evitar que por la vía de los precios los supermercados y otros grandes comercios se coman los aumentos conseguidos por los trabajadores.

La intervención en las paritarias debe ser preparada desde ahora, mediante la agitación de un programa que enfrente la política oficial.

Esto es: rechazar el pago de la deuda externa y la devaluación de la moneda, y oponerle al tarifazo que se prepara la nacionalización integral de las empresas privatizadas y del petróleo y el gas, para organizar un plan de desarrollo económico, que debe ser financiado mediante la nacionalización del sistema financiero para evitar la fuga de capitales y concentrar el ahorro nacional.

El Partido Obrero y el Frente de Izquierda tienen la responsabilidad de tomar en sus manos la lucha por este programa, desde la agitación política general que incluirá la acción de las bancadas legislativas conquistadas en el Congreso Nacional.

En esta lucha para que la crisis la paguen los capitalistas aspiramos a levantar una alternativa de poder de la clase trabajadora, frente al derrumbe irreversible del kirchnerismo.