El Casino, Cantín y sus funcionarios

Cinco días de total silencio por parte del Intendente  Cantín, del Juez de faltas y también el secretario de desarrollo Daniel Alvarez y Director General  de la Secretaria de Desarrollo Comunitario,  Alejandro Leal, quien detuvo el procedimiento de clausura preventivo de la casa de juegos de Cristóbal López . 

martes, 1 de abril de 2014 · 00:00

 

Tras cuatro días de silencio luego del que el  Director General  de la Secretaria de Desarrollo Comunitario de la municipalidad de Río Gallegos,  Alejandro Leal impidiese  la “clausura preventiva” del Casino Club S.A.  

Ningún funcionario de la gestión Cantín ha realizado declaraciones, del Dr Martín Medvedoff a cargo del Juzgado Municipal de Faltas o el Jefe Directo de Alejandro leal , Daniel Alvarez hablaron del tema. 

Pese a la profusión de imágenes con que Nuevo Día dio cuenta del desastroso estado de limpieza general del Casino, las autoridades municipales de alto rango parecen hacer la vista gorda ante la inspección de los agentes del servicio de bromatología municipal. 

Ocho actas de infracción 

Como ya diera cuenta Nuevo Día el cuerpo de inspectores de  Bromatología labró ocho actas de infracción  el pasado 26 de marzo, entre las que se detectaron faltas graves  como la higiene y falta de desinfección  de utensilios, en el  sector de cocina, alimentos vencidos y  el incumplimiento de las normas  de prevención de enfermedades transmisibles , ya que se detectaron  excrementos de roedores  en la cocina, barra de la confitería y sector de la  calefacción central del complejo destinado juego de azar propiedad del empresario Cristóbal López. 

Tras la actuación de los agentes de bromatología un llamado telefónico de  Alejandro Leal  cerca de las 16:00 “dio directivas”  a quienes se encontraban al frente de la inspección  para que se realice “el cese de actividades” en el casino “evitando la clausura de carácter preventivo”. 

Sin clausura 

Obviamente la clausura  no sucedió pero los inspectores dejaron constancia que el local no puede  ejercer actividad comercial” hasta que solucionen las gravísimas faltas que detectaron aunque a ningún funcionario municipal - a cinco días de sucedida la inspección -  parece importarle la salud de la gente que allí concurre. (El Diario Nuevo Día).