La gestión de Cantín huele mal por todos lados 

Son muchas las cosas que esta gestión municipal tiene que explicar: El traslado del vaciadero, la pavimentación de la Avenida San Martín, los escandalosos sobreprecios en la reparación de una plaza son solo algunos "ejemplos" de la falta de ideas a la hora de gestionar acciones concretas para la capital de la provincia. 

lunes, 25 de agosto de 2014 · 00:00

Algunos vecinos reclaman que el intendente Cantín no hizo nada en dos años y medio y no es así; hizo mucho… pero todo mal. 

La administración actual de la ciudad viene arrastrando una pésima gestión, en particular en las áreas de transporte urbano; recolección y disposición de los residuos urbanos sólidos y cloacas, desagües , perfilado de calles y limpieza en general ; control de tránsito y mantenimiento de plazas y parques. 

Esto por mencionar solo algunos puntos más críticos, sin que signifique que el resto de las áreas esté funcionando de manera regular: Deportes, Desarrollo Comunitario, Cultura , etc dejan también mucho que desear y no es por la falta de apoyo de los  trabajadores sino por la inacción de los secretarios de las aéreas tan sensibles para todos los vecinos que necesitan de ellas. 

Todo esto en apenas dos años y medio de Gobierno municipal; un ‘digno’ record como para figurar en el Libro Guiness. 

Da la impresión que la Municipalidad se ha constituido uns boca de lobo para arrasar del modo más grosero, con todo lo que se pueda manotear en el término de cuatro años, acaparando negocios que suelen pasar cuantitativamente inadvertidos -como el de los  carnets de conducir- pasando por la adquisición de insumos para sus empleados ( gastos de más de dos millones de pesos para la compra de guantes para los empleados municipales) , hasta las grandes y millonarias operaciones como han sido la puesta en valor de la Avenida San Martín , o la reparación de una pequeña plaza que le cuesta a los vecinos la nada despreciable suma de más de 700 mil pesos.  Es en definitiva una batería de ‘cabinas de peaje’ en todo el ámbito de la administración municipal para no dejar títere con cabeza ni bolsillo sin cepillar. Una verdadera política de ‘campo arrasado’. 

Muestras sobran : 

 

1- El transporte urbano en general, afectado por una reestructuración descabellada, qe parece más fruto de la improvisación que de un estudio serio. 

2- El escándalo de las ventas de carnets de conductor denuncia que radicaron varios vecinos pero que quedó en la nada. . 

3- La escandalosa licitación para la reconstrucción de la plazoleta el Gaucho. 

4- El exagerado sobreprecio del perfilado de la Avenida San Martín y su puesta en valor que por otra parte aun no se ha llevado adelante.  

Cantín siempre Cantín , en cada punto de la ciudad que el vecino recorra el reclamo es recurrente, la ciudad es un desastre. En su gestión hay olor y, no precisamente a “rosas”. Para que esa gestión tenga éxito se necesita “prolijidad, inteligencia y capacidad” tres palabras que el gabinete municipal desconoce de plano.(El Diario Nuevo Día)