Municipalidad de Río Gallegos

Los desafíos que tendrá la gestión Giubetich en la intendencia

Cuando restan pocos días para la asunción en su cargo del Intendente Roberto Giubetich, Nuevo Día brinda un panorama de algunos de los temas que tendrá que resolver el nuevo jefe de gobierno de la ciudad de Río Gallegos.
sábado, 28 de noviembre de 2015 · 16:19

A doce días para la asunción en la intendencia de la ciudad de Río Gallegos el nuevo Intendente Roberto Giubetich, tendrá una importante tarea a resolver en distintos aspectos que hacen a la ciudad, su entorno y el tratar de recuperar la confianza de la población en el jefe de gobierno de la ciudad más grande de la provincia.

Uno de los primeros aspectos a resolver será sin dudas el mejoramiento de la política recaudatoria del municipio, donde para ello será necesario mejorar la calidad de servicios que presta la comuna en puntos primordiales como son la recolección de residuos la limpieza urbana y el mantenimiento de las redes pluvio cloacales.

También será un tema importante resolver el dotar de servicios esenciales a los vecinos de la zona oeste de la ciudad mejor dicho barrios San Benito, Bicentenario, Padre Olivieri entre otros que en los últimos años a tenido una gran eclosión demográfica y donde en la pasada campaña la mayoría de los candidatos propuso distintas ideas y proyectos para integrar de manera definitiva a estos barrios a una ciudad que sigue en permanente crecimiento.

Un legado inconcluso que deja la gestión desastrosa de Cantin y su sucesor Pablo Grasso que si bien este etuvo cuatro meses de mandato es verificar y controlar los avances de obras y concretar el traslado del vaciadero municipal, el cual en su actual ubicación es un peligro constante para la salud de los vecinos de la margen sur de la ciudad.

Quizás uno de los aspectos más importantes pasará por el volver a recobrar y poner en marcha las distintas áreas del municipio como la Secretaria de Desarrollo Comunitario en cuanto a la creación de políticas sanitarias y de asistencia a la población y recuperar la relación con los vecinos de escasos recursos de Río Gallegos.

Por último otro aspecto será poner nuevamente en valor la mano de obra del empleado municipal para la ejecución de obras importantes para la ciudad que pueden ejecutarse por administración y no requerir de procesos de licitación a empresas privadas.