SOLICITADA

miércoles, 11 de febrero de 2015 · 14:25

CPE: una prolongación de la política errática del Gobierno Provincial

 

Improvisación, ajuste y confrontación en el 2015

El deterioro de la Educación Santacruceña va en clara simetría con las decisiones unilaterales de quienes dicen "conducir” responsablemente el Consejo Provincial de Educación.

Este lineamiento político de vaciamiento educativo se ejecuta básicamente en dos ejes que se retroalimentan o entrecruzan, por un lado, la desinversión en la educación pública y el ajuste salarial, y por el otro, la improvisación en materia pedagógica.

En relación a este segundo aspecto, asistimos nuevamente a una reforma educativa arbitrariamente impuesta, ya que entendemos que, no ha surgido de un consenso amplio donde se determine en definitiva qué tipo de educación queremos los santacruceños. Por el contrario continúan enquistadas estrategias político-pedagógicas absurdas llevadas a cabo a espaldas de la comunidad educativa, (tal cual quedó reflejado en la mentirosa y tramposa consulta llevada adelante por las autoridades del CPE) que buscan legitimar las políticas de Gobierno, sin que medie un auténtico diagnostico de situación y una genuina participación de todos los miembros del sistema educativo.

Las recientes resoluciones emitidas, diseñadas entre gallos y medianoche, sin ser tratadas, ni debatidas en el ámbito del Consejo Provincial de Educación, que determinan las nuevas cajas curriculares para el Ciclo Orientado del Nivel Secundario -a la fecha totalmente vacías de contenidos y normativas-, nos generan profundos interrogantes, que al inicio del ciclo educativo no debieran empañar la tranquilidad laboral de todos los docentes, por un lado, ni generar incertidumbre sobre la actividad pedagógica curricular de enseñar y aprender por el otro.

Nuevamente, a trasmano de los tiempos reales, se determinan medidas totalmente desarticuladas y a destiempo que provocan este estado de situación, del que tampoco lamentablemente se escapan ni los próximos ofrecimientos públicos de horas cátedras ni la confección de listados acordes a los nuevos espacios, muchos de los cuales tampoco se conocen, y en consecuencia tampoco las correspondientes competencias de títulos, algo que ya debiera haberse establecido para la inscripción del mes de Junio de 2014.

Rechazamos la arbitraria desaparición de lo espacios curriculares de Informática, Psicología, Introducción al Conocimiento Científico y Análisis del Discurso, sumado a la disminución de una hora en la disciplina Economía, situaciones que generan inestabilidad laboral y demasiados interrogantes, entre ellos: ¿que sucederá con aquellos docentes, titulares e interinos, que al día de hoy ejercen dichos espacios?

¿Cuáles son los criterios para la aplicación gradual de la nueva estructura y, en particular, como se garantizará a los docentes su carga horaria año por año?

¿Cual es la situación de las cajas curriculares de las modalidades de Jóvenes y Adultos y Formación Técnico Profesional. ¿Se pueden garantizar ofrecimientos de cargos y horas cátedras en las próximas semanas con tamaña improvisación?

¿Bajo que fundamentos pedagógicos se diseñaron los espacios introductorios a las Modalidades? ¿Cómo se diseñaron sus contenidos curriculares? ¿Cuáles van a ser las competencias de títulos para cubrir estos espacios? ¿Se pueden llevar adelante estas modificaciones estructurales sin la participación de organismos técnicos como las Juntas de Clasificación, Títulos y Equivalencias y subcomisiones paritarias? espacios que debieran resultar fundamentales en la configuración, aplicación y proyección de los nuevos diseños pedagógicos-curriculares.

¿Qué sucederá con la carga horaria de preceptores, bibliotecarios, asistentes, etc.? ¿Cómo se va a aplicar un aumento sustancial en la carga horaria con el grave déficit en infraestructura?

Son muchas las dudas estructurales pero existe una certeza: el debate pedagógico imprescindible, como hecho histórico, fue nuevamente ninguneado y sustituido por la prepotencia del poder de algunos iluminados carentes de legitimidad de sus pares, los docentes.

El CPE debe responder por qué no brindó participación, por qué niega el debate, por qué se encuentra empeñado en hacer las cosas como no corresponden, por qué instala en forma permanente la incertidumbre como escenario cotidiano en cada inicio de ciclo lectivo, por qué al día de la fecha no existe una convocatoria a paritarias salarial y laboral, por qué no se confirma con responsabilidad institucional la fecha de titularización en cada nivel según lo comprometido en la ultima paritaria del mes de Diciembre.

Y esta catarata de incertidumbre se potencia mes a mes ante el desconocimiento del cobro de haberes, el dramático funcionamiento de la CSS y la amenaza constante de una Reforma Jubilatoria, entre otras.

Este no es el mejor escenario en el que puede llevarse adelante una necesaria y urgente Reforma Educativa.

Queda absolutamente claro que no se ha aprendido un ápice de los horrores cometidos con la aplicación de la nefasta Ley Federal de Educación la cual fue tan improvisada, unilateral y vacía como la actual Ley de Educación que, con un falaz discurso progresista e inclusivo, intenta imponernos irresponsablemente una continuidad visible en el deterioro de la educación pública, impulsando a través de burdas maniobras un sistema educativo totalmente divorciado de las necesidades pedagógicas de nuestra provincia.

Demás está decir, que toda situación que se asemeje a hechos y circunstancias ya vividos en el sistema educativo provincial, no son mera coincidencia.

Asimismo repudiamos categóricamente el intento de flexibilización laboral con el cumplimiento de espacios institucionales los días sábados, vulnerando los derechos de los docentes a través de un calendario escolar, que fue rechazado por nuestra organización y los vocales electos del CPE por la unilateralidad de su diseño, por la carencia de fundamentos pedagógicos, por la obediencia acrítica a la política educativa nacional sin el análisis de la realidad en Santa Cruz.

Este escenario político que se genera en la provincia anticipa un año de gran conflictividad causado por: la falta de cumplimiento del Gobierno en convocar a paritarias libres, la creciente inflación que ha socavado nuestro salario, un Consejo de Educación que incumple con los concursos de ingreso, sumado a la improvisación puesta de manifiesta en las ultimas resoluciones de dicho Organismo, la desinversión en infraestructura, entre otros.

Por ultimo, exigimos:

Garantías y estabilidad laboral para todos los compañeros docentes de la provincia

Paritaria laboral y aumento salarial urgente

Concursos de ingreso en todos los niveles y modalidades al inicio del ciclo escolar comprometidos por el Consejo de Provincial de Educación.

Cese de la intervención de la CSS.

Por todo ello y conforme al mandato de nuestro ultimo Congreso Provincial NO INICIAREMOS el ciclo lectivo 2015 de no mediar respuestas concretas a nuestras demandas.

La lucha continúa…

A.DO.SA.C