SI HAY MISERIA QUE NO SE NOTE

Río Gallegos: Un arreglo a la mexicana, tapan baches con tierra

El municipio de Río Gallegos capital de Santa Cruz , inició programa de bacheo, pero están rellenando los hoyos con pura tierra para amortiguar los daños que estaban generando en los vehículos que circulan por las ya destruidas calles. Galería de Fotos
miércoles, 4 de marzo de 2015 · 20:05

El caso es que los baches los están tapando con tierra, trabajo que realiza el personal de Obras Públicas, que cargan camiones con tierra y allí van a donde están los hoyos y la riegan para de esta forma quede el bache tapadito y no haya más quejas, como las que a diario se escuchan.

 

Pero el "arreglo" les durará poco, ya que si se presenta una leve llovizna, los agujeros volverán a quedar como estaban anteriormente.

Con esa mezcla de tierra y cascote, el municipio tapó los baches ubicados en calle Chile y su intersección con Ramón y Cajal y a los ubicados en Rawson y Pellegrini directamente le colocaron una barrera.

 

La San Martín

 

Aunque se terminó en forma parcial -solo se llegó con el re asfaltado hasta la intersección de San Martín con Provincias Unidas - hace poco tiempo la delgada capa asfáltica presenta alarmantes señales de deterioro. Lo peor está precisamente a metros de la esquina de la calle Provincia Unidas lugar en el que , afloran ya baches considerables.

 

El asfalto de la calle San Martín. Es una de las "obras para siempre" que promociona la gestión Cantín , aunque la realidad lo haya ido desmintiendo. Apenas inaugurada la obra comenzaron a aparecer las primeras señales de deterioro, como baches y grietas.

 

Hace poco tiempo el municipio admitió "fallas en la construcción", y según manifestó el secretario de Obras Publicas Gastón Forneris se pedirá a ala empresa que rehaga el tramo en cuestión nada de eso ha sucedido.

 

La obra ya se ha convertido en un verdadero blooper de la gestión Cantín.

Pese a eso, el jefe comunal cada vez que puede destaca a la Avenida San Martín como una obra importante pero evidentemente el marketing político y la realidad no siempre se llevan bien. (El Diario Nuevo Día)

Galería de fotos