OTRA VEZ

La contramarcha: una costumbre kirchnerista

El Frente para la Victoria se convocará hoy en la legislatura para apoyar a la gobernadora en su primer discurso en el recinto. Será justamente cuando habrá reclamos de gremios estatales. Los antecedentes de una práctica netamente kirchnerista.
martes, 1 de marzo de 2016 · 00:04

Fervientes militantes  acudirán hoy a la legislatura  para  apoyar y/o defender a la gobernadora Alicia Kirchner quien por primera vez  dará su discurso ante la Cámara de Diputados, y en donde deberá dar cuentas de la situación de la provincia y la realidad económica administrativa.

Apoyar al dirigente cueste lo que cueste, justamente cuando habrá una movilización  que le reclamará aumento de sueldo, paritaria libres, normalización de la CSS precarización laboral, y demás puntos,  es netamente una costumbre kirchnerista. Ya sucedió en Santa Cruz, e incluso a nivel nacional.

Solo para recordar:

2007

En el preludio del conflicto que rompió on la hegemonía política y social,  y que fue  la protesta más grande de las  últimas décadas en Santa Cruz,  el Vocal por los Padres y confeso kirchnerista Osvaldo  Polo, promovió y realizó una contramarcha   "en defensa de la educación pública”, aunque en realidad apuntó a desinflar la protesta docente, que reclamaba no cobrar más sumas en negro. Fue el experimento de un kirchernismo duro pero no pensante, y que  valió la renuncia de un gobernador luego de la represión a los municipales, que hoy estarán presentes.

2008

Un ejemplo nacional. Luis D'Elía, junto a "jóvenes k” acudieron  a la Plaza de Mayo para desactivar la protesta del campo. El resultado: D'Elía le pegó a un hombre por la espalda.

Ese año, peor en junio, Guillermo Moreno, secretario de Comercio de la Nación, participaba de la contramarcha  que impidió a los cacerolazos reclamar en la residencia de Olivos. No fue solo, lo acompañó "Acero” Cali, ex campeón mundial de kickboxing.

2010

A los pies de la legislatura, integrantes de la UOCRA, comandados por su secretario General, Carlos García, iniciaron incidentes el mismo día en el cual  la CTA y demás gremios reclamaban por la reforma previsional que efectivamente se concreto en el recinto. La excusa: la  UOCRA acudió para celebrar la sanción de leyes que permitirían la concreción de las represas. Hubo zona liberada. El gobernar era nada más ni nada menos que Daniel Peralta. (Pocos meses después, el 12 de abril del 2011,  la misma "patota oficial” le propinó una golpiza a estatales y docentes que panfleteaban  en la ruta 40 en el marco del conflicto del 2011).  (El Diario Nuevo Día)

 

 

 

 

2
6