"El Gobierno provincial criminaliza la protesta en Santa Cruz y simula repudiarla a nivel nacional"

Así lo indicó ADOSAC mediante un comunicado en el que repudia la imputación a Diego Barrionuevo, Juan Manuel Valentín y Hugo Jeréz, como participantes de la protesta generada en la puerta de la residencia de la gobernadora Alicia Kirchner en 2017.
martes, 3 de julio de 2018 · 18:19

Comunicado de la Asociación Docentes de Santa Cruz (ADOSAC): 

 

Una vez más la ADOSAC quiere hacer presente ante sus afiliados y la opinión pública en general, la doble moral de gobierno provincial, toda vez que a través de sus órganos institucionales y de la justicia adicta al poder kirchnerista, ha procedido a imputar a nuestros compañeros de lucha Diego Barrionuevo, Juan Manuel Valentín y Hugo Jeréz, como participantes de la protesta generada en la puerta de la residencia oficial el 21 de abril del 2017, acusando a los nombrados de asediar la casa de la gobernadora y de instigar a la violencia, cuando está perfectamente registrado en el material filmográfico que quienes atacaron a los manifestantes desde el interior del predio fue la policía y el personal de seguridad de la propia Gobernadora la cual ordenó y/o convalidó la represión a los trabajadores.

Paralelamente a esta reacción desmedida y extorsiva del gobierno, por cuanto la imputación y los procesamientos a nuestros compañeros del sector docente tienen un claro objetivo desmotivador de reclamos y aleccionador hacia los demás sectores que quieran enfrentarse con el poder, vemos con estupor y vergüenza cómo el mismo gobierno forma un frente común con sectores del kirchnerismo más radicalizado extra provincial, para condenar la criminalización de la protesta en otros puntos del país, como por ejemplo en este caso en Chubut, donde el Ejecutivo de esa provincia actuó de la misma manera que lo haría Alicia Kirchner o el gobierno nacional, ante una crisis que supere su capacidad de pensar y accionar. En estos casos, todos ellos dan paso a la violencia como único lenguaje no verbal que entienden los sectores patronales cuando se ven excedido en sus capacidades y se sienten inútiles para sostener un diálogo constructivo o son impotentes para producir propuestas.

ADOSAC tiene un largo historial en materia de persecución gremial por parte de este gobierno autoritario y sin rumbo, el cual fija objetivos de acuerdo a su interés político-electoral, sin miramientos a la hora de desconocer derechos adquiridos, cumplir con la ley, con los Convenios Colectivos ni con las más elementales normas de convivencias establecidas para acordar mediante el diálogo y los acuerdos de partes, la búsqueda de consensos que tiendan a disipar los conflictos creados por ellos mismos al no abonar salarios, negar las paritarias salariales, no emitir recibos de sueldos, imponer un burdo circuito administrativo, retener haberes de manera ilegal y producir, unilateralmente, una serie de conflictos que tienen como finalidad enfrentarse con los docentes y también enfrentar a los docentes entre sí y con la comunidad.

En nuestro sector tenemos docentes procesados, compañeros docentes y desocupados de Las Heras en manos de jueces que cumplen órdenes políticas y podemos extender esto a los jubilados a quienes, el mismo gobierno que no les paga, los somete al destrato y tiene a la mayoría de ellos por debajo de la línea de pobreza. A su vez los denuncia y los demanda por 300 mil pesos mediante una maniobra realmente vergonzosa, ruin, discriminatoria y maliciosa que conlleva un solo objetivo: desalentar al sector pasivo de que reaccione, cuando el Ejecutivo les retrasa las jubilaciones, les paga por goteo o no les paga los aguinaldos, porque en épocas de tanta convulsión financiera, a la

gobernadora y sus ministros les conviene más jugar con nuestros fondos en la timba financiera del dólar y las Lebac, que cumplir con sus obligaciones institucionales.

Si el gobierno provincial cree que con este tipo de accionar nos intimidarán, nos generarán temor o amedrentamiento se equivoca profundamente, por el contrario, toda la persecución sistemática que viene llevando adelante contra nuestro sindicato (sumarios, aprietes, etc.) nos unifica, nos fortalece, nos hace pensar que siempre valdrá la pena enfrentarlos.

Por todo esto, desde ADOSAC queremos repudiar el accionar de la justicia cooptada por el poder político, que le pone un prontuario a docentes que luchan, criminalizándolo por protestar, mientras el mismo gobierno promociona, impulsa, acepta y convalida la criminalización de la protesta en Buenos Aires o Chubut, creando una falsa pantalla la cual intenta hacernos ver al kirchnerismo como un aliado del derecho de los trabajadores, cuando en realidad es la muestra derechosa de una clase política oportunista, cuya mayor expresión es el modelo que rige en Santa Cruz desde hace 27 años.