Bienes personales: el Gobierno planea castigo al ahorro en el exterior y premio a quien lo traiga al país

Un borrador en el que trabaja la mesa chica del Gobierno muestra los ejes principales. Según trascendidos, la alícuota inicial arrancaría en 0,50% y llegaría a 1,25%. Sería más alta aún para tenencias en el exterior, algo que puede disparar juicios.
lunes, 16 de diciembre de 2019 · 12:52

El proyecto de “Ley de Solidaridad social y reactivación productiva en el marco de la emergencia económica” contempla en uno de sus puntos un aumento de la alícuota que se cobra por el Impuesto a los Bienes Personales, con la idea de regresar a los niveles previos al sinceramiento fiscal del año 2016. El borrador en el que trabaja la mesa chica del Gobierno de Alberto Fernández contempla, además, una alícuota superior para activos en el exterior y un premio para aquellos que traigan al país sus ahorros.

Dentro de los “esfuerzos” que Fernández mencionó varias veces que pediría a los sectores de más altos ingresos, el aumento del Impuesto a los Bienes personales es uno de los que más va a pesar sobre la clase media. Según un borrador en el que trabajaron el jefe de Gabinete Santiago Cafiero, el ministro de Desarrollo Productivo Matías Kulfas, el ministro de Economía Martín Guzmán, el ministro de Desarrollo Social Daniel Arroyo, el ministro del Interior Eduardo “Wado” De Pedro y el propio presidente, el punto tiene un apartado especial.

Aunque los detalles del articulado todavía no circularon, el trascendido es que se busca volver a la alícuota que pagaba ese impuesto antes del blanqueo de 2016. Aunque con un punto de partida más alto.

En 2015, al momento de la llegada de Mauricio Macri a la presidencia, el impuesto estaba diseñado con una alícuota progresiva que empezaba en el 0,25% y llegaba a 1,25%, con un mínimo no imponible que partía de los $ 305.000 y se fue licuando con el tiempo.

Ahora, la idea del Gobierno es que empiece en 0,50% y llegue hasta 1,25%, al menos para tenencias en el país. El ahorro en el exterior pagaría una alícuota aún más cara y quien repatrie los fondos gozaría de un premio fiscal, según pudo averiguar Infobae. El mínimo no imponible, mientras tanto, está en los $ 2 millones hoy. El borrador no menciona ningún cambio en ese punto.

“El problema en el momento previo al blanqueo era que el impuesto se aplicaba sobre todo lo declarado, entonces una diferencia de $1000 podía significar pasar de no pagar nada a aportar el 0,25% de todo, el mínimo no imponible más el monto por el que se superaba”, dijo Adriana Piano, socia del estudio SMS. “Lo mismo al pasar de alícuota, se aplicaba sobre la totalidad”, agregó.