Leandro Báez: "Creo que Lázaro va a tener que explicar si fue corrupto"

El hijo del empresario patagónico, detenido acusado de estar involucrado en la corrupción kirchnerista con obra pública en Santa Cruz, rompió el silencio luego de declarar ante la Justicia.
martes, 30 de abril de 2019 · 20:25

Luego de declarar ante la Justicia por la causa conocida como "la ruta del dinero K" por el presunto lavado de más de 30 millones de dólares, Leandro Báez, hijo de Lázaro que está siendo juzgado por este caso junto a su padre y su hermano, habló por primera vez de las acusaciones en contra de él y su familia.

En sintonía con lo que expuso en el juicio oral, Leandro ratificó que desconoce las cuentas que aparecen a su nombre en el exterior y evitó defender a Lázaro de las acusaciones por corrupción durante los doce años de kirchnerismo.

"Me sorprendió que había propiedades que yo no tenía conocimiento. Muchas las conocí cuando las allanaron. Creo que mi papá va a tener que explicar si fue corrupto. Es fuerte escuchar esa palabra pero solo él puede saber la verdad de lo que pasó", sostuvo en diálogo con Telefe Noticias.

Sobre las cuentas en paraísos fiscales, el hijo del empresario patagónico manifestó: "Nos enteramos en el 2013 a través de los medios. En ese momento tenía 23 años y había comenzado a trabajar en la empresa. Como siguió todo funcionando normal no me preocupé. Nunca tuve una respuesta precisa. Era solamente 'quedate tranquilo' por parte de mi padre".

Y agregó: "Todo llegó hasta el momento de detención de Lázaro que fue cuando explotó todo. Estamos distanciados. los dos somos frontales, no nos quedamos callados. Después las peleas fueron tomando cuerpo porque yo veía el funcionamiento de la empresa y no me gustaba gente que trabajaba con él y decidí alejarme". 

Acerca de cómo se crearon las cuentas a su nombre, dio a entender que alguien de su familia las hizo sin su consentimiento: "Las cuentas en el exterior las desconozco. Me mostraron fotocopia de mi pasaporte con una firma. Reconocí que era mi pasaporte y firma pero no sabía que con eso se podía abrir una cuenta. Para mí fue pedirme el documento para hacer algún trámite. Al ser apoderado firmaba desde cheques que tenía acordado con el Banco Nación, poderes que por ahí me decía Lázaro que como él no podía asistir a la escribanía iba yo como gauchada".

Asimismo, realizó un paralelismo con lo que le sucede a Máximo y Florencia Kirchner: "No me sorprende. Cualquier negocio que pueda tener un padre por confianza involucra a los hijos. No creo que pensaran pasar por todo esto". 

"En cada provincia hay un Lázaro Báez porque es local, corre con ventaja al tener su empresa, su gente. Cuando se empezaron a hacer las obras en Santa Cruz hasta el día de hoy las máquinas de Lázaro no las tiene nadie. Era amigo de Néstor, eso él nunca lo negó", argumentó acerca de por qué la empresa Austral Construcciones tuvo tantas obras a su cargo.

Con respecto a su futuro y una posible detención, Leandro advirtió que seguirá colaborando con el expediente: "Confío en mi abogado y en la Justicia. Si uno está abierto a asistir cada vez que lo llamen o cumplir con lo que le solicitan no tendría que tener miedo. Pero uno siempre está preparado para cualquier cosa". 

"Decidí hablar ante la Justicia porque no hay nada que ocultar. Al cambiar la defensa coincidimos con mi abogada que no había nada que ocultar y que había que prestar declaración", añadió.

Al final, entre lagrimas, se refirió a cómo está viviendo este momento: "Hay una mezcla de sentimientos. Bronca porque Río Gallegos sigue siendo un pueblo y nos conocemos todos. Tengo hijos, estoy esperando otro. Quiero lo mejor para ellos, nada más. Nosotros la pasamos mal como hijos. Ojalá se solucione pronto".