Suicidios: "El gobierno hace oidos sordos y se niega a implementar la ley"

Desde el Partido Obrero se refirieron a la creciente ola de suicidios en Río Gallegos y pidieron que el gobierno comience a implementar la ley provincial 3.594 que adhirió a la nacional.
martes, 28 de enero de 2020 · 08:05

En medio de una fuerte polémica por la cantidad de suicidios y la inacciónd el Gobierno, manifestaron lo siguiente:

"Una cuestión que cobró enorme relevancia en estos últimos dos meses fue la dramática escalada en suicidios en la provincia y en la capital. Sin embargo, no se trata de nada nuevo: Santa Cruz es una de las provincias líderes en el ranking de suicidios de Argentina (1).

La incertidumbre es la principal característica en la vida de las familias obreras y en especial de su juventud. No llegar a fin de mes, la desocupación, las prácticamente nulas posibilidades de estudio y desarrollo artístico, intelectual y personal, llevan a la juventud obrera a una falta de perspectivas que termina de esta trágica manera. El suicidio es, ante todo, un hecho social.

Muchas veces, esa falta de perspectivas termina empujando a los jóvenes a adicciones que terminan arrebatándoles la vida. Otras tantas, esta situación de descomposición social sirve como abono para el bullying o la violencia contra las minorías, disidencias y hacia la mujer, cuyas víctimas optan no pocas veces por acabar con su vida para escapar de su sufrimiento.

En Santa Cruz, a pesar de este cuadro desesperante, el gobierno hace oídos sordos y se niega a implementar la Ley 3.594, aprobada en 2018, que es una adhesión a la Ley Nacional 27.130 de prevención del suicidio. Hay escasez de instituciones, personal y profesionales para atender la problemática del suicidio y la salud mental, que tiene décadas en la provincia. Esto claro supondría un mayor presupuesto y el gobierno de Alicia K está empeñado hace años en que “cierren los números” sobre la base del ajuste a la salud, la educación y el salario de los y las trabajadoras.

Por un lado, es indudable la responsabilidad del Estado en acrecentar esta situación, que se encuentra dirigido por los K hace casi 30 años. El ajuste a la educación, falta de industrialización y generación de empleos, el abandono de espacios para el desarrollo artístico son ejemplos de eso. Por el otro, el índice de suicidios que crece año a año es una muestra irrefutable del avance de la decadencia de la sociedad capitalista. Esto último, la relación entre la tasa de suicidios, los trastornos de depresión y ansiedad y las crisis económicas, está ampliamente estudiada y documentada.

Para salir de este panorama devastador es necesario todo un programa que parta de terminar con la desocupación, el trabajo precario y los salarios de miseria para la juventud y les trabajadores. Es necesaria la apertura de espacios de esparcimiento y desarrollo artístico, la inclusión dentro de la carrera docente de capacitación para abordar estas problemáticas y una campaña de concientización a cargo de profesionales aptos. Además, se requiere abordar reclamos históricos de la juventud y las disidencias sexuales como el cupo laboral trans y la educación sexual integral.

Este programa integral sólo verá la luz mediante la organización y lucha consciente de la juventud y la clase obrera."

 

Valorar noticia