Río Gallegos: Roquel pidió al municipio pague a empleados deuda por Asignaciones Familiares

El edil radical elevó el reclamo ante el Ejecutivo. Incluye los beneficios por hijo, prenatal, nacimiento, cónyuge e hijo con discapacidad, entre otros
miércoles, 24 de junio de 2020 · 12:55

El edil Leonardo Roquel, presidente del Bloque UCR – UNIDOS del Concejo Deliberante de Río Gallegos, elevó el pedido al Intendente Municipal Pablo Grasso solicitándole y exigiéndole que el Ejecutivo Comunal abone a la brevedad los montos adeudados a los trabajadores correspondientes a la actualización de las asignaciones familiares que perciben los agentes, beneficio y derecho adquirido con el cual hasta la fecha aún no se ha cumplido, señaló en un comunicado.

El Edil expresó que “esta solicitud la presentamos en carácter de urgente en virtud de los constantes reclamos que manifiestan los empleados municipales respecto a la no actualización de los montos que deben percibir en concepto de asignaciones familiares, entre las que se incluyen los beneficios por hijo, prenatal, nacimiento, cónyuge e hijo con discapacidad, entre otros”.

El Concejal Roquel precisó que “todos sabemos la difícil situación que atraviesa el sector asalariado y los continuos aumentos en los artículos de primera necesidad, escenario complejo  que hace que el poder adquisitivo haya caído considerablemente por lo cual, si no se adecuan los valores de estas asignaciones, la pérdida es todavía mayor”.

Además subrayó: “En el pedido presentado al Ejecutivo Comunal le recuerdo y hago saber la plena vigencia de las ordenanzas 7836 y 8074, que regulan los montos a percibir en los conceptos en cuestión y que el no cumplimiento de su pago por parte del Estado Municipal, genera indefectiblemente una deuda, cuyo reclamo podría significar un potencial conflicto sindical, el cual como Edil de la ciudad me veo en la obligación de evitar haciendo para ello todo lo que esté a mi alcance a fin de que se cumpla con lo que las normativas en vigencia establecen”.

“Es hora de acompañar las palabras con hechos, porque no se puede estar permanentemente adulando al empleado municipal por su compromiso y entrega, actitudes que son por demás evidentes; y por otro lado no cumplirles con lo que por Ordenanza les corresponde”, finalizó.