Reyes: "La pandemia no puede ser una excusa para los abusos de poder"

La Diputada Nacional Roxana Reyes habló de los sobreprecios detectados por el Tribunal de Cuentas de Santa Cruz. Dijo que “mientras todos estamos haciendo un gran esfuerzo emocional, económico y físico, algunos funcionarios siguen aprovechando la pandemia para hacer negocios".
lunes, 8 de junio de 2020 · 17:47

Según se conoció el Gobierno de Santa Cruz contrató mediante resolución y de forma directa a un nuevo proveedor llamado “Emprendimientos NCVD” por la suma de $1.890.000 para la provisión de insumos y elementos de limpieza para afrontar el escenario de emergencia sanitaria desatada por el COVID-19. Pero la realidad es que del monto total de la compra que incluyó otros elementos como trapos, jabones y limpiadores de piso, se pagaron miles de peso de más, y se benefició en esta jugada a una empresa vinculada a referentes políticos de la provincia de Santa Cruz.

"La Vocal Yanina Gribaudo pidió los expedientes de compras directas de varios Ministerios y ante el incumplimiento de Desarrollo Social se presentó ante el organismo a tomar vista directa, advirtiendo que se paga por alimentos o por productos de limpieza y desinfección precios muy por encima de los que cualquiera de nosotros encuentra en una góndola”, sentenció Reyes.

A su vez, la Diputada resaltó la inacción del Gobierno de la Provincia: “Lo llamativo es que en cualquier sociedad civilizada el encontrar sobreprecios da lugar a una inmediata respuesta del ejecutivo provincial, por ejemplo removiendo preventivamente a los funcionarios responsables y una serie de investigaciones incluso por un fiscal de oficio. En cambio en Santa Cruz, reina un absoluto silencio del gobierno apostando a que la gente está acostumbrada a los sobreprecios por haberlos vivido y padecido durante tantos años, recordemos la obra pública”.

El informe del Tribunal mostró una compra reciente que autorizó la Ministra de Desarrollo Social en la que se pagaron por cada litro de lavandina $128, 65 a una empresa surgida durante la pandemia, radicada en Buenos Aires, y que la vende incluso más cara que los comercios locales. Pasando por alto además los precios máximos que establecen que no se puede pagar más de $40,55 por este insumo.

Reyes remarcó el gran esfuerzo al que nos somete esta pandemia y que nos obliga a quedarnos en nuestras casas, restringiendo la visita a nuestros familiares y amigos, viendo cómo sacar adelante nuestra pequeña empresa familiar o cómo vamos a pagar el alquiler o las facturas de servicios que nos llegan, mientras el Gobierno sigue poniendo en marcha su maquinaria para robar.

“La verdad que al iniciarse la cuarentena nos reunimos con la Gobernadora y nos pusimos a disposición, acercamos propuestas, coordinamos en varios temas propios de la pandemia, pero ver que insisten en el ocultamiento de información, descubrir sobreprecios en diversas compras, negarnos el acceso a la información pública y mantener los organismos de control cerrados, son una prueba acabada de que no hay voluntad de consensos ni siquiera en este momento tan difícil”, indicó Reyes; y agregó que “lamentablemente Santa Cruz vuelve a ser un escenario de desvío de dinero. Nuestros funcionarios están más preocupados por ver cómo se llenan los bolsillos aprovechando esta situación que por cuidar la salud de los santacruceños”.